Rafael Nadal renunció a la vicepresidencia del Consejo de Jugadores de la ATP, al señalar que ya no puede dedicarse de lleno a ese cargo.

Nadal negó estar frustrado porque no logró resolver algunos problemas que aquejan al tenis profesional. El español quería establecer un sistema de ranking mundial de dos años, una idea que enfrentó la oposición de otros jugadores, incluyendo el presidente del consejo Roger Federer.

Nadal y Federer también tuvieron diferencias en otros temas, como la cantidad de torneos que se disputan en la temporada.

"Creo que invertí demasiada energía en eso", comentó el martes el segundo del ranking mundial. "Estoy contento por haber representado a los jugadores los dos últimos años".

"Creo que hice algunas cosas buenas por el deporte. Creo que no fueron suficiente, así que creo que ahora no soy la persona indicada para seguir trabajando allí. Creo que hay otros que pueden hacer un mejor papel".