Los jefes de las fuerzas armadas aseguraron que respaldan el proceso de cambio que lleva adelante el presidente izquierdista Evo Morales tras ser cuestionados por participar en un acto del partido político del mandatario.

"El mando militar asistió a dicho evento como símbolo no sólo de agradecimiento sino también como respaldo a las actuales políticas del proceso de cambio", dijeron las fuerzas armadas en un comunicado conocido el martes.

Desde el retorno a la democracia en 1982 las fuerzas armadas han mantenido independencia del gobierno de turno y aunque su respaldo a Morales es manifiesto, no se había visto antes a sus jefes en un acto partidario.

Sucedió el domingo en la inauguración del congreso del gobernante Movimiento al Socialismo. El mandatario abrió las deliberaciones en un coliseo de Cochabamba, en el centro del país, al que asistieron ministros y otros altos funcionarios.

Entre ellos estaba el comandante de las fuerzas armadas general Tito Gandarillas, otros mandos militares y el jefe de la policía general Jorge Santiesteban, todos con guirnaldas en el cuello.

El comunicado indicó que desde que asumió el gobierno Morales "ha brindado bastante apoyo que ha permitido la repotenciación y modernización" de las fuerzas armadas.

Destacó que el gobierno haya encomendado a las fuerzas armadas "un rol distinto" en apoyo a la seguridad ciudadana, salud, educación y en el pago de subsidios creados por el gobierno.

Morales no sólo equipó a las fuerzas armadas, también acaba de crear una empresa estatal de construcción de carreteras que será manejada por los militares. Además compró dos aviones de pasajeros para potenciar una aerolínea comercial administrada por la fuerza aérea y anunció la creación de una flota fluvial.

El mandatario no falta a las ceremonias militares y en sus discursos elogia a las fuerzas armadas y recuerda su paso por el cuartel. Varios jefes militares, tras dejar sus funciones, fueron designados en cargos y en funciones diplomáticas.

Pero el senador opositor y ex jefe castrense general Marcelo Antezana calificó de una "vergüenza" la asistencia de Gandarillas a una reunión partidaria y uno de los líderes de la oposición, Juan del Granado, dijo que el gobierno "manipula y subordina" al mando militar.