El ex titular del FMI Dominique Strauss-Kahn tuvo relaciones extramaritales, incluso quizá con prostitutas y participó en orgías, pero eso no significa que haya sido un proxeneta en Francia, dijeron el martes sus abogados.

Al afirmar que su activa vida sexual no significa que haya cometido delito alguno, también protestaron contra la orden de un juez que le prohibe al ex director de Fondo Monetario Internacional hablar con la prensa en tanto no se realicen más investigaciones. Consideraron que el fallo viola la libertad de expresión.

En Francia no es delito pagar por sexo, sino participar o dirigir en un negocio de prostitución.

Strauss-Kahn, otrora aspirante a la presidencia de Francia, fue encausado el lunes en la ciudad francesa de Lille con cargos preliminares que lo acusan de participar en una red de prostitución en hoteles de Francia.

Una corte de Nueva York tiene programada una audiencia para el miércoles en un caso civil en el que una mucama de hotel acusa a Strauss-Kahn de agresión sexual.

"Dominique Strauss-Kahn tuvo ciertas fiestas con mujeres, fiestas libertinas con amigos y mujeres que eran amigas de amigos", dijo el abogado Leclerc a los periodistas en París. Aseguró que su cliente desconocía que estuviera teniendo sexo con prostitutas y se mostró seguro de que las acusaciones se desplomarán.

"Todo mundo puede hablar de lo que desea en términos de moral o virtud", expresó, pero "no hay evidencia seria en este expediente ... Se le está reprochando algo así como el delito de la lujuria".

Leclerc dijo que Strauss-Kahn está siendo perseguido por sus relajadas costumbres sexuales y no por algún delito probado.

El caso contra Strauss-Kahn depende de si sabía que estuvo en fiestas en prostitutas y sobre quién las pagaba.

Dos hombres vinculados a Strauss-Kahn están detenidos en la investigación, acusados de pagar a las prostitutas. Strauss-Kahn está libre bajo una fianza de 100.000 euros (133.330 dólares) luego de fincarle el lunes las acusaciones preliminares.