Bienvenidos a los reflectores, Pacers de Indiana.

Mientras la atención en la Conferencia del Este se centraba en el suspenso por el contrato de Dwight Howard en Orlando, el surgimiento de Jeremy Lin en Nueva York y los triunfos del equipo en Chicago y Miami, Indiana tranquilamente se convirtió en uno de los mejores conjuntos de la liga.

Los Pacers necesitaban algo mayúsculo que sólo mantenerse firmes para despertar al mundo del baloncesto con victoria resonante tras el receso del Juego de Estrellas: derrotaron el lunes en la noche 105-90 a Miami.

"Nuestros jugadores tuvieron una determinación que (la victoria) no iba a negárseles esta noche", dijo el entrenador de Indiana, Frank Vogel.

"Estamos compitiendo a alto nivel. Esperamos lograr una actuación seria al final de la temporada y ser uno de los equipos más enérgicos con vistas a la postemporada", agregó.

Danny Granger anotó 25 puntos, Darren Collison agregó 20 puntos, y Paul George tuvo 16 puntos y 10 rebotes para los Pacers, que han ganado cuatro de cinco partidos.

"Refuerza la confianza mostrar que si jugamos de la manera correcta, creemos en los otros, jugamos defensiva de equipo, podemos ser un conjunto formidable", expresó el escolta de los Pacers, George Hill. "Cada vez que se obtiene una victoria como ésta, hay que montarse en ella", apuntó.

LeBron James tuvo 24 puntos y nueve rebotes, y Dwyane Wade marcó 24 puntos y repartió seis asistencias para Miami.

El Heat, que venía de perder 103-87 ante Oklahoma City la noche del domingo, tuvo dos derrotas seguidas por margen superior a 10 puntos por primera vez en la temporada.

"A veces se tienen trances como éste en una temporada en la NBA y hay que batallar", señaló el entrenador de Miami, Erik Spoelstra.

Miami perdió 17 balones.

"Se puede aceptar la pérdida de algunos balones", dijo James. "Estamos a la ofensiva y se intenta hacer una jugada para la victoria. Pero no se quiere perder la pelota por descuido. Estoy consciente de que cometí algunos descuidos esta noche", afirmó.

Además, Miami (35-13) ha perdido cuatro de sus últimos partidos y se le acaba el margen de tiempo para alcanzar a Chicago (40-10) por el mejor récord de la Conferencia del Este. El Heat fue superado en rebotes 49-33 y consiguió sólo cuatro puntos en contragolpe.

El Heat se rehusó a hacer drama por la derrota.

"Estamos bien", dijo el alero Chris Bosh. "Dentro de un mes ni nos acordaremos de esto (el revés)", agregó.

"Estaremos jugando nuestro mejor basquetbol. Todo lo que podemos hacer es aprender de nuestras experiencias ahora mismo e intentar recuperarnos a tiempo, lo demás se ajustará", afirmó.

El Heat ganó los anteriores tres partidos de esta temporada, pero los Pacers jugaron con confianza todo el encuentro.

Indiana sacó ventaja de al menos 10 puntos la mayor parte del último cuarto. Los aficionados de los Pacers se pusieron de pie les mostraron su aprecio en el minuto final del encuentro.

En los demás encuentros de la jornada, Boston 102, Charlotte 95; Orlando 117, Toronto 101; Detroit 79, Washington 77; Utah 105, Nueva Jersey 84; Nueva York 89, Milwaukee 80; Denver 108, Chicago 91; Houston 113, Sacramento 106, en tiempo extra, y L.A. Clippers 97, Nueva Orleáns 85.