La Corte Suprema de Justicia informó el martes que estudia una demanda contra el nombramiento de dos militares para dirigir la seguridad pública del país, lo que según los demandantes viola la constitución.

El presidente Mauricio Funes nombró al general David Munguía Payés ministro de Justicia y Seguridad Pública y luego designó al general Francisco Salinas para dirigir la policía nacional civil, lo que según algunos sectores viola también los Acuerdos de Paz que pusieron fin a los 12 años de guerra civil.

Al aceptar la demanda presentada por 30 ciudadanos de distintas organizaciones de la sociedad civil, la Sala de lo Constitucional de la Corte informó por medio de un comunicado que revisará si con esos nombramientos el Ejecutivo infringió dos incisos del artículo 159 de la constitución.

Los demandantes sostienen que los dos nombramientos vulneran la separación de funciones de la Defensa Nacional y de la Seguridad Pública y el mandato constitucional consistente en que la dirección de la policía esté bajo la conducción de autoridades civiles.

Al aceptar la demanda, la Sala anunció que pedirá al presidente Funes que justifique la designación de los generales Munguía Payés y Salinas y contará con 10 días hábiles para rendir un informe.

En noviembre de 2011 Funes designó como ministro de Justicia y Seguridad Pública al general Munguía Payés, hombre de confianza del mandatario que lo acompañó durante la campaña electoral que lo llevó a la presidencia.

Luego, en febrero, juramentó como nuevo director de la policía al general Salinas, quien para asumir el puesto renunció como viceministro de la Defensa Nacional y pidió su retiro de las fuerzas armadas.

Los nombramientos de los generales Munguía Payés y Salinas fueron criticados por el procurador general para la Defensa de los Derechos Humanos, Oscar Luna, quien aseguró que "viola la constitución de la república y los acuerdos de paz", suscritos entre el gobierno y el ex guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional en enero de 1992.

Funes ha rechazado las críticas de diferentes sectores por el nombramiento de militares en la dirección de la Seguridad Pública del país y ha afirmado en reiteradas ocasiones que la policía no está en un proceso de militarización.

"La policía sigue siendo un cuerpo organizado en forma jerárquica, pero bajo la responsabilidad de una autoridad civil. La policía no está en proceso de militarización. La policía está en proceso de profesionalización y de adaptación a las nuevas circunstancias", dijo el mandatario.

Al defender la designación de los generales, Funes también ha dicho que ni en los acuerdos de paz, ni en la constitución existe una prohibición implícita para el nombramiento de un militar retirado como ministro de Seguridad.