Activistas disidentes exigieron el martes que las autoridades identifiquen al protagonista de un incidente que se produjo pocos minutos antes de comenzar la víspera una misa del Papa Benedicto XVI.

"La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, hasta las 9 a.m. de hoy martes, no ha podido identificar por su nombre al joven que pronunció consignas en favor de la libertad y contra el comunismo poco antes de iniciarse la misa oficiada por el Papa Benedicto XVI", expresó esa organización no gubernamental opositora en un comunicado.

"Hasta el momento se desconoce el paradero de esa persona", agregó.

Un hombre, mulato y de mediana edad con remera oscura y una gorra en la cabeza, gritó algunas consignas y fue sacado de la Plaza "Antonio Maceo", donde se celebró la misa, por agentes de seguridad. No se trata de un disidente conocido, según dijeron los propios opositores.

Imágenes de televisoras no cubanas, mostraron cuando el hombre era sacado por un agente de seguridad de una zona cercana a la plataforma donde estaban los camarógrafos y fotógrafos.

Después un hombre con un chaleco de la Cruz Roja le daba un bofetón al manifestante y luego lo golpeaba con una camilla plegable, pero otras personas retiraron a ese personaje de la Cruz Roja.

Yoani Sánchez, una bloguera opositora, dijo en un tuit: "hombre grito ayer en plaza Stgo "Abajo el comunismo" y lo golpearon" y lo comparó con lo que el Papa dijo el viernes en su avión: "'Comunismo no funciona en ‥Cuba' y lo recibieron".

Cuando se desplazaba a México, primera parada de su gira por América Latina, el Papa expresó que el marxismo como ideología carecía de vigencia.

Aunque se desconozca su identidad y sus motivaciones, "es un hombre valiente, indudablemente. Quien se atreva a romper un cordón (oficial de seguridad) tiene valor", dijo en diálogo telefónico el opositor y economista Oscar Espinosa, quien estuvo preso de marzo del 2003 al noviembre del 2004 como parte de varias detenciones realizadas por el gobierno en contra de disidentes.

"Cualquiera en Cuba sabe qué pasa" si se lanzan consignas antigubernamentales en un acto público como el de la víspera, sostuvo.

Las consecuencias son "caer en la cárcel. En Cuba (eso) es el infierno, yo lo viví", indicó Espinosa.

Sin embargo, dijo creer que la presencia de la prensa extranjera y el mismo Papa en Cuba podría evitar un encarcelamiento prolongado del hombre a quien dijo no conocer.

Espinosa como otros conocidos opositores como Elizardo Sánchez, de la Comisión Cubana de Derechos Humanos, con sede en La Habana, carecía de detalles sobre exactamente lo ocurrido.

Durante una conferencia de prensa posterior a la misa, el vocero del Vaticano Federico Lombardi dijo que el incidente duró un par de minutos como máximo y no contaba con información oficial sobre lo ocurrido.

"Había un joven que se acercó al altar y que gritó algunas palabras contra el comunismo y por la libertad... (era) una protesta de oposición, creo", expresó el funcionario vaticano, aunque admitió desconocer lo ocurrido exactamente.

Las autoridades cubanas no han formulado comentarios sobre el caso.

A mediado de mes 13 disidentes ingresaron a una iglesia en La Habana reclamando que el Papa mediara en sus demandas políticas ante el gobierno, tras ocupar el templo varios días, el cardenal Jaime Ortega solicitó a agentes de seguridad que lo desalojaran.

Un comunicado de la iglesia entonces lamentó que las parroquias fueran consideradas "trincheras" políticas y recordó su posición no partidaria, pero también aseguró que había grupos interesados en desprestigiar la visita del Pontífice.

Lombardi insistió el lunes en el derecho de los feligreses "que viene para rezar con el Papa tranquilamente" y deben poder hacerlo "sin complicación".

La comisión no gubernamental exigió en su nota "al gobierno de Cuba que identifique a la persona detenida de esa forma por la policía política secreta y que informe cuál es su paradero".

Otros disidentes consultado por la AP dijeron no conocer al involucrado en el incidente.

"Nosotros no sabemos nada al respecto", dijo a la AP Angel Moya, un ex preso político.

Sánchez indicó que estaban buscando afanosamente la identidad de la persona. "No conocemos ni el nombre ni su paradero, solo sabemos que fue un poco violento", expresó Sánchez.

__

La corresponsal Anne-Marie García en La Habana contribuyó con este reporte.

__

Andrea Rodríguez está en Twitter como @ARodriguezAP