El comité de relaciones exteriores aprobó el martes en voto a viva voz 15 nominaciones de la Casa Blanca a cargos diplomáticos, incluyendo las de Julissa Reynoso como embajadora en Uruguay y de Pamela White en Haití.

Las de Reynoso y White elevan a siete las nominaciones a cargos diplomáticos en el hemisferio occidental que han sido aprobadas por el comité de relaciones exteriores pero que aún no tienen fecha para ser sometidos a votación en el pleno del Senado.

La mayoría demócrata del Senado hasta el momento no ha fijado fecha para votar las siete candidaturas, ante la dificultad que supone el clima de polarización reinante en el Congreso, el cual vio una notable excepción hace dos semanas con la ratificación de 18 candidatos a jueces. No está claro si las nominaciones serán sometidas a votación antes de que el Senado inicie a fin de esta semana su receso primaveral.

El comité aprobó el mes pasado las nominaciones de Larry Palmer como embajador en Barbados, Phyllis M. Powers en Nicaragua y Jonathan D. Farrar en Panamá. Y en diciembre dio el visto bueno a Adam Namm como emisario en Ecuador y a Roberta Jacobson como subsecretaria de Estado para el hemisferio occidental.

Pese a la aprobación del comité, la nominación de Jacobson enfrentó hasta la semana pasada una amenaza de bloqueo del senador republicano Marco Rubio, quien buscaba así expresar su desacuerdo con lo que consideraba una falta de contundencia de la política estadounidense hacia Nicaragua y para protestar porque programas culturales que autorizan viajes de estadounidenses a Cuba degeneraban en viajes turísticos.

Rubio anunció la semana pasada que retiraba el bloqueo que interpuso en noviembre a la confirmación de la funcionaria con mayor rango en el Departamento de Estado dedicada a América Latina. El bloqueo de un miembro basta para impedir la confirmación de un nominado, según los reglamentos del Senado.

El comité no votó el mes pasado la candidatura de Reynoso a la espera de que el senador Richard Lugar le enviara dos rondas de preguntas que principalmente giraron sobre las perspectivas de que Estados Unidos pueda emular el tratado de libre comercio que México logró con Uruguay en 2003.

Reynoso, quien desde 2009 se desempeña como subsecretaria de Estado adjunta para América Central y el Caribe, respondió que ese acuerdo con México es una excepción a la prohibición que el bloque Mercosur impone a Uruguay y otras naciones miembros de suscribir acuerdos comerciales con terceros y agregó que de obtener el cargo buscaría incrementar el comercio de textiles, producción agrícola, combustibles bioenergéticos y alternativos.

___

Luis Alonso Lugo está en Twitter como: https://twitter.com/‥!/luisalonsolugo