El presidente Hugo Chávez cuestionó el martes las recomendaciones que hizo el gobierno de Washington a sus ciudadanos sobre las precauciones que deben tomar al viajar a Venezuela ante la creciente criminalidad, e instó a comparar las cifras de delincuencia del país suramericano con las de Estados Unidos.

Chávez objetó, en cadena de radio y televisión desde La Habana, las recomendaciones publicadas en la página web de la embajada estadounidense en Caracas sobre las precauciones para evitar homicidios, extorsión, secuestros, robos o narcotráfico en Venezuela.

"¿Dónde habrá más inseguridad pública en las calles, en Venezuela o en Estados Unidos? Pregunten ustedes, veamos las cifras, las estadísticas", dijo el mandatario al referirse al documento que difundió el gobierno estadounidense.

"Está demostrado una vez más la sincronía con la que trabaja el imperio yankee y la oposición venezolana", agregó Chávez.

Al defender su gestión en el combate a la criminalidad el mandatario dijo que "nosotros asumimos nuestra responsabilidad y trabajamos durísimo", y anunció que aprobó recursos para varios planes de seguridad.

Chávez sostuvo que la criminalidad es "una degeneración heredada del tiempo capitalista. Es como un veneno que impregna el cuerpo nacional y que no tiene que ver solo con la situación interna del país, sino con lo situación internacional".

El mandatario, de 57 años, viajó el 24 de marzo en La Habana para someterse a un tratamiento de radioterapia por un segundo tumor cancerosos que le detectaron en febrero en la región pélvica.

El gobierno estadounidense recomendó a sus ciudadanos tomar precauciones desde la llegada al aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía, el cual consideraron como "peligroso", y alertó sobre reportes de presuntos funcionarios que portando uniformes y credenciales están relacionados con personas que cometen delitos.

Asimismo, las autoridades estadounidenses sugieren a sus ciudadanos llevar objetos de valor en equipaje de mano y no en maletas para evitar los hurtos, no cambiar divisas en efectivo en lugares no oficiales y no utilizar taxis que no sean previamente contratados y certificados para no ser víctimas de secuestros y robos.

La creciente criminalidad es considerada por los venezolanos como el principal problema del país, según encuestas locales.

De acuerdo con cifras oficiales, en 2010 se registraron 48 homicidios por cada 100.000 habitantes en Venezuela, lo que convierte al país en uno de los más violentos de la región.

A inicios de año el ministro de Relaciones Interiores, Tareck El Aissami, admitió que para el gobierno ha sido difícil "romper ese piso duro de 48 muertes por cada 100.000 habitantes" pero reconoció que se ha bajado "significativamente esa curva en estos últimos años", aunque no precisó cifras.

La ONG Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) estimó que entre 1998 y el 2010 la tasa de homicidios en Venezuela pasó de 19 a 57 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Según estimaciones de la OVV en el 2011 se alcanzó una cifra récord de 19.336 homicidios.