Un hospital brasileño informó que un hincha de Palmeiras tiene muerte cerebral, para convertirse en la segunda víctima de una trifulca en la que participaron unas 500 personas durante el fin de semana.

El hospital Sao Camilo señaló el martes que el hombre de 19 años permanece conectado a un respirador artificial, pero aclaró que no se recuperará de las lesiones que sufrió en la trifulca del domingo entre barras bravas. No se divulgó su nombre.

Andre Alves, un seguidor de Palmeiras de 21 años, falleció el domingo tras recibir un balazo en la cabeza en la pelea.

Otros dos hinchas permanecen hospitalizados, uno de 17 años con heridas en la cabeza, y otro de 23 años que recibió un disparo en la cadera y tuvo que ser operado.

Las autoridades clausuraron las sedes de las dos barras bravas involucradas en el altercado: Mancha Verde de Palmeiras y Gavioes da Fiel de Corinthians. La federación de fútbol de Sao Paulo le prohibió a ambas entrar a los estadios.