El pintor y escultor Fernando Botero dijo el martes que aunque el mundo está lleno de injusticias, es tarea de los periodistas denunciar los abusos sociales que se cometen mientras que a los artistas les corresponde enriquecer la cultura con su trabajo.

"El oficio del pintor es pintar bien, su primera responsabilidad es pintar, lo demás le corresponde a la prensa. Sucede que, a veces hay cosas que son tan grandes e inaceptables, como la tortura en Abu Ghraib y la violencia que ha habido en mi país, que uno siente tal desaprobación y lo plasma en su obra", dijo el artista colombiano en rueda de prensa en la Ciudad de México.

"No se puede ignorar algo, pero la función de los artistas es crear arte lo mejor posible y enriquecer la cultura de su país con la aportación artística que hacen", agregó Botero, cuya serie "Abu Ghraib" surgió por las atrocidades cometidas en una prisión militar homónima cerca de Bagdad, donde soldados estadounidenses torturaron a prisioneros iraquíes en 2003.

El antioqueño se encuentra de visita en la Ciudad de México para inaugurar el jueves en el Palacio de Bellas Artes la exposición "Fernando Botero: una celebración", la muestra retrospectiva más grande que se haya hecho de su obra, con motivo del 80 aniversario de su nacimiento, a festejarse el 19 de abril.

La exposición conmemorativa, a la que se suma una serie de actividades que se realizarán del 29 de marzo al 17 de junio en el palacio, incluye 177 piezas que se exhibirán en las siete salas de Bellas Artes bajo la curaduría de su hija, Lina Botero.

Botero también habló de su relación con México, país en el que expondrá por quinta ocasión en su carrera.

"Es un honor que México me haya dado la oportunidad de presentar mi trabajo tantas veces. Vengo al país todos los años y paso un mes aquí, me ha inspirado mucho", dijo.

Botero dijo que el arte precolombino mexicano es una gran influencia en su obra, pero también lo es el trabajo de Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, los tres grandes del muralismo mexicano.

"Rivera, Orozco y Siqueiros lucharon para que el tema de su trabajo adoptara a la América Latina, dieron validez al tema del campesino, de la realidad mexicana, eso definitivamente despertó un interés en otros países del continente", dijo.