Los más de 123.000 estudiantes de enseñanza secundaria quedaron desde el lunes y hasta el jueves sin clases por una huelga de la Asociación de Docentes de Montevideo, que realizan la segunda medida de fuerza en menos de un mes desde el inicio del año lectivo.

Los profesores decidieron la medida ante "la catastrófica situación a la que han llevado o han dejado llegar a la educación pública y a la infraestructura edilicia de secundaria en particular".

En el interior del país, en tanto, los profesores paralizarán sus actividades una hora por turno, mientras la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria no descarta profundizar el conflicto con las autoridades. La enseñanza secundaria involucra en total a 320.420 estudiantes.

Los profesores montevideanos incluyeron en su plataforma "cancelar definitivamente el plan Promejora", un programa consensuado entre el gobierno y los tres partidos de la oposición política para buscar una recuperación de los niveles estudiantiles.

La Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria sostuvo en un comunicado que "las carencias de infraestructura, personal y de superpoblación, que han caracterizado este caótico e irregular comienzo de cursos es responsabilidad directa del Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración de la Enseñanza Pública".

En tanto, el presidente del Codicen, José Seoane, declaró el lunes a radio Carve que "no se explica, en este contexto, donde el país está haciendo un enorme esfuerzo en materia edilicia, que se tomen estas medidas extraordinariamente sorprendentes".

Seoane aseguró que si bien los sindicatos tienen "el derecho a tomar medidas", dijo que "parecen equivocadas. El país está haciendo un enorme esfuerzo en materia edilicia. Sólo con la Corporación Nacional para el Desarrollo estamos interviniendo en este primer semestre en 202 edificios".

Se informó que nueve liceos no pudieron iniciar sus cursos por sus malas condiciones edilicias. En la enseñanza privada la situación es normal.