Las bolsas de valores en el mundo mostraban el lunes debilidad ante los escasos indicadores optimistas que perciben los inversionistas frente a las perspectivas de una desaceleración económica global.

El precio del crudo se mantenía arriba de los 106 dólares el barril mientras que el dólar ganaba terreno al euro y el yen.

Al inicio de la actividad bursátil en Europa, el índice DAX de Alemania bajaba 0,2% y se ubicaba en 6.981,43 puntos, mientras que el CAC-40, de Francia, retrocedía 0,3% y alcanzaba 3.466,11 unidades. El índice FTSE 100 de las principales compañías británicas avanzaba 0,1% y se ubicaba en 5.862,13 enteros.

En Asia, el Nikkei 225 de Japón subió menos de 0,1% y cerró en 10.018,24 puntos, mientras el yen retrocedía frente al dólar, en un movimiento cambiario favorable para el sector exportador del país.

Otras bolsas tuvieron un inicio de semana flojo debido a los informes difundidos la semana pasada de una posible desaceleración en las economías de China y Europa.

El Indice Hang Seng, de Hong Kong, se mantuvo sin variación en 20.668,86 puntos, aunque las acciones de compañías de bienes raíces repuntaron porque los inversionistas superaron los temores de que los precios se verían afectados con las políticas de reformas sociales que prometió el próximo gobernante de la ciudad.

Las bolsas de la parte continental de China también cerraron casi sin cambios. El Indice Compuesto de Shangai, de referencia, registró una ganancia de menos de 0,1% y terminó en 2.350,60 puntos, mientras que el Indice Compuesto de Shenzhen, que es más pequeño, se mantuvo igual en 952,72 unidades.

Las acciones de bienes raíces y de medios de difusión se debilitaron. China Vanke, la firma de bienes raíces más grande del país, perdió 1,2% mientras que Poly Real Estate, la número dos, perdió 0,8%.

"Preocupa a los inversionistas que las cifras del PIB del primer trimestre quizá se ubiquen entre 7 y 7,5% en lugar del 7,5 y 8% previo" pronosticado, dijo Peng Yunliang, analista radicado en Shanghai.

___

El investigador de The Associated Press, Fu Ting, en Shanghai, contribuyó a este despacho.