La confianza de los negocios alemanes se incrementó por quinto mes consecutivo, según mostró un sondeo el lunes, aunque el camino hacia delante para la economía más grande de Europa podría complicarse dada la actual crisis de deuda europea y los elevados precios del petróleo.

El Instituto Ifo dijo que su principal índice de confianza subió a 109,8 puntos de los 109,6 que sumo en febrero.

Aunque el crecimiento fue apenas un poco mayor de lo previsto por los economistas, el presidente de Ifo Hans-Werner Sinn señaló que el crecimiento seguía siendo muy pequeño.

"La economía alemana está perdiendo un poco de su impulso", dijo.

La economía alemana, tradicionalmente impulsada por las exportaciones pero ayudada por la creciente y fuerte demanda local, ha sido un punto luminoso los pasados dos años.

Sin embargo, ni Alemania es inmune a la crisis de deuda europea. Su economía se contrajo 0,2% durante el cuarto trimestre del año pasado aunque creció un sólido 3% durante 2011 en general.

El gobierno predice sólo un crecimiento de 0,7% este año, en la medida en que la previsión para la producción europea y el comercio global se debilite.

"Los altos precios del petróleo, medidas de austeridad en casi todos los países de la zona euro y la desaceleración de la economía china están erosionando las demandas externa e interna", dijo el economista de ING Carsten Brzeski. "Las últimas noticias, en el mundo y en la zona euro, muestran que la economía alemana puede en ocasiones ser una isla de felicidad pero claramente no seguirá siendo una isla económica".

El sondeo de Ifo está basado en respuestas mensuales de unos 7.000 ejecutivos de empresas.