Israel cortó el lunes sus relaciones de trabajo con el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, por lo que prohibirá a un equipo del organismo mundial entrar en el estado judío o en Cisjordania para investigar los asentamientos israelíes.

El canciller israelí, Avigdor Lieberman, anunció la decisión.

Israel acusa al Consejo de tener prejuicios contra el estado judío debido a su desproporcionada atención sobre la política israelí y las acciones hacia los palestinos. Según Israel, el consejo hace caso omiso a los abusos de los derechos humanos en países como Irán y otras naciones árabes.

La semana pasada, el consejo aprobó el envío de una misión investigadora para examinar la construcción de asentamientos israelíes en Cisjordania y la parte oriental de Jerusalén, en una resolución que condenó dicha actividad.

Cortar las relaciones "significa que no vamos a trabajar con ellos. No permitiremos realizar ningún tipo de misión del Consejo de Derechos Humanos, incluyendo esta inspección", declaró el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, Yigal Palmor .

De visita en Copenhague, el canciller palestino Riad Malki dijo que no estaba sorprendido por la decisión. "Israel nunca ha cooperado con ninguna de las misiones de inspección enviadas y establecidas por la ONU para investigar las atrocidades israelíes contra los palestinos", declaró.

Gran parte de la comunidad internacional ve la construcción de asentamientos en territorios que los palestinos buscan para un futuro estado como un importante obstáculo para lograr la paz y ha presionado a Israel para que los detenga.

Unos 500.000 israelíes se han mudado a Cisjordania y el este de Jerusalén desde la captura de esas áreas, junto con la Franja de Gaza, en la guerra de 1967. Israel retiró a soldados y colonos de Gaza en 2005, aunque todavía controla el acceso aéreo, marítimo y terrestre.

___

Los periodistas de The Associated Press Frank Jordans en Ginebra y Jan M. Olsen en Copenhague colaboraron para este despacho.