Luego de 76 días, Gabor Rakonczay — aislado e incomunicado durante cerca de 50 de ellos después que su canoa zozobró_, se convirtió en la primera persona en remar a lo largo del Océano Atlántico de Europa al Caribe.

Rakonczay, que el 21 de diciembre inició su travesía en Lagos, Portugal, y paró varios días en las islas Canarias para descansar y surtirse de provisiones, llegó a la isla de Antigua el domingo, según dijo a The Associated Press en una entrevista telefónica desde ese país caribeño.

El aventurero húngaro dijo que cuando su canoa de 7,5 metros (24,61 pies) zozobró en alta mar, logró salvarla, pero su equipo de comunicación sufrió daños y no logró restablecer el contacto con sus familiares desde el 6 de febrero.

Rakonczay indicó que hizo el viaje sin un sistema de rastreo satelital que le habría permitido enviar una señal de que se encontraba bien, así que su esposa, que se quedó en Hungría, sólo podía desear lo mejor.

"El proveedor aumentó el precio de último minuto y decidí partir sin uno porque resultaba imposible posponer el viaje", dijo Rakonczay, de 30 años, desde el astillero de Nelson, en el sur de Antigua.

"Este viaje fue la primera vez que no cuento con un sistema de rastreo y la primera vez que en verdad habría necesitado uno".

La singularidad del trayecto de Rakonczay fue confirmada por la Sociedad Internacional de Remo Oceánico, con sede en Londres.

___

En internet:

Expedición Rakonczay: http://atlantix.eu

___

Ben Fox desde San Juan, Puerto Rico, contribuyó a este despacho.