El subsecretario estadounidense de Estado para el control del narcotrafico internacional y el presidente hondureño Porfirio Lobo inauguraron el lunes la primera de las "comisaría modelo" que se abrirán en Honduras, para lo cual entregaron motocicletas a la policía y firmaron un convenio de cooperación en materia de seguridad en el contexto de la Iniciativa Centroamericana de Seguridad (CARSI).

La embajadora hondureña en Washington, Lisa Kubiske, dijo en la ceremonia que "hoy nuestros gobiernos han firmado un programa de colaboración contra las pandillas que incluye formación y material para la policía, 30 motocicletas y 2,2 millones de dólares de apoyo en materia de seguridad".

Los representantes del gobierno norteamericano, tras visitar la comisaría de San Miguel, se desplazaron al penal de Támara, a las afueras de la capital, que servirá como modelo para formar personal, institucionalizar los procedimientos de operación y abordar los problemas de seguridad respetando los estándares internacionales, informó la embajada estadounidense en un comunicado.

La embajadora Kubiske dijo que "la comunidad es muy importante en el desarrollo de los programas" y "este proyecto de comisaría modelo, quiere restaurar la confianza entre comunidad y policía".

Añadió que "será evaluado al detalle" porque "todo esto no vale si los ciudadanos no pueden confiar en su policía".

La "comisaría modelo" implica evaluar al azar a los agentes y reestructurar sus operaciones, así como proporcionarles entrenamiento y materiales.

Kubiske expresó que "este proyecto de comisaría modelo, quiere restaurar la confianza entre comunidad y policía".

Griselda Núñez, secretaria del patronato de la colonia San Miguel, el sector de Tegucigalpa donde se realizó la ceremonia, mencionó que a la comunidad nadie le habia consultado ni informado de actividad ni del programa.

Para ella, la desconfianza en los uniformados está fundamentada.

"Aquí, junto a la estación policial, no pasa nada. A medida que uno se aleja, el lugar es extremadamente peligroso" debido a "la venta de droga a pequeña escala y al impuesto de guerra que se cobra a todos los taxistas y negocios e incluso a los maestros en la escuela", declaró a la AP.

Una representante de la asociación de padres "Volvamos a las Clases" le entregó al presidente una carta que dijo contenía varias reclamaciones y afirmó que "a los maestros les cobran la extorsión incluso dentro de las escuelas".

Lobo dijo a The Associated Press que los planes actuales contemplan que "los agentes van a ser certificados" y "esto no es una carrera de 100 metros sino un proceso de recuperación de confianza en el que las comisarías modelo son la única manera. Si sale bien, será replicada".

Pero, hasta ahora Núñez afirmó que "todo el barrio paga" las extorsiones, de las cuales algunos vecinos comentaron que los mismos policías son partícipes o cómplices de los pandilleros que las exigen.

Los Estados Unidos han aplicado recientemente en Guatemala el modelo de "comisaría modelo".

Los representantes del gobierno norteamericano no respondieron a cuestiones respecto a la depuración policial.

Las tres naciones centroamericanas, que conforman el denominado Triángulo Norte, Honduras, Guatemala y El Salvador, padecen las mayores tasas de homicidios en el mundo para regiones sin conflicto bélico.