La Corte Suprema de Estados Unidos entró el lunes en un debate sobre el destino de la reforma realizada por el gobierno del presidente Barack Obama al sistema de asistencia médica del país, y los jueces dieron claros indicios de que no permitirán que una oscura ley tributaria genere digresión en el caso.

Se espera una decisión para finales de junio, en medio de la campaña hacia la elección presidencial de noviembre, en la que todos los rivales potenciales republicanos de Obama se oponen a la ley y prometen revocarla en caso de que la Corte no la haya derogado para entonces.

Mientras los manifestantes coreando lemas afuera de la Corte, ninguno los nueve jueces pareció aceptar que el caso haya sido planteado de manera prematura, dado que una ley del siglo XIX prohibe que las disputas tributarias lleguen a los tribunales antes de que los contribuyentes paguen los impuestos.

Bajo la nueva ley de asistencia médica, los contribuyentes que no cuenten con un seguro médico tendrían que informarlo en las declaraciones fiscales correspondientes a 2014 y pagarían una multa junto con el impuesto federal sobre la renta antes de abril de 2015. Entre los temas a resolver está el determinar si esa multa es considerada un impuesto.

El representante federal estadounidense ante la Corte Suprema, Donald Verrilli hijo, en su defensa de la ley de salud, exhortó al máximo tribunal a decidir lo que llamó "los temas del momento" y que están en el centro del caso.

Los 26 estados y un pequeño grupo de empresarios que se oponen a la ley también desean que la corte decida desde ahora su constitucionalidad.

___

Los periodistas de The Associated Press Pete Yost, Jesse Holland y Jessica Gresko contribuyeron con este despacho.