Seúl advirtió el lunes que podría derribar un cohete norcoreano si ingresa en territorio surcoreano, en momentos en que las preocupaciones por lo que Washington describe como la prueba de un misil de largo alcance eclipsaron una cumbre internacional sobre seguridad nuclear.

Casi 60 gobernantes de diversos países se reunieron el lunes en Seúl para conversar sobre formas para impedir que materiales nucleares caigan en manos de terroristas. Sin embargo, Corea del Norte ha sido el foco de interés en el noreste de Asia desde que anunció a principios de mes que enviaría un satélite al espacio con un cohete de largo alcance.

Corea del Norte considera el lanzamiento parte de su programa espacial que dice tiene fines pacíficos y asegura que un nuevo trayecto por el sur evitará que la nave pase por otros países. Anteriores lanzamientos que ha efectuado Corea del Norte han cruzado espacio aéreo de Japón.

"Estamos estudiando medidas como rastrear y derribar un misil norcoreano en caso de que se salga de su trayectoria normal" y viole espacio aéreo surcoreano, dijo Yoon Won-shik, portavoz adjunto del Ministerio de Defensa.

"Nos es imposible no ver el lanzamiento como un acto de imprudencia y de provocación" que socava la paz en la península coreana, apuntó.

Los mandos militares de Corea del Sur y Estados Unidos tienen conocimiento de que Corea del Norte ha trasladado la parte principal del cohete a un edificio en un lugar cercano a la aldea de Tongchang-ri, provincia de Phongan Norte, y de que realiza los preparativos para el lanzamiento, señaló Yoon.

Afirmó que ambos mandos militares aliados siguen de cerca la situación, aunque no abundó sobre los preparativos que efectúa Corea del Norte.

___

El periodista de The Associated Press, Christopher Bodeen, contribuyó a este despacho desde Seúl.