Carlos Santana demostró hace un año por qué había sido señalado como uno de los mejores prospectos del béisbol.

El receptor dominicano de los Indios de Cleveland fue uno de los únicos cuatro bateadores de las mayores que en 2011 lograron al menos 30 dobles, 25 jonrones y 90 bases por bolas. Los otros tres integrantes de ese grupo fueron Miguel Cabrera, Joey Votto y Prince Fielder. Muy buena compañía.

Semejante nivel de producción sirve para elevar la vara de medición con miras a este 2012. Pero es algo que tiene sin cuidado tanto a Santana como a su manager Manny Acta, quien asegura que su receptor aún puede sacarle un mayor provecho a sus condiciones y habilidades.

"Carlos Santana estuvo en un círculo especial, aún así nosotros pensamos que fue un año de ajustes para él y creemos que este año debe hacer el ajuste de lo que los lanzadores le hicieron el año pasado", comentó Acta. "Si lo hace, como confiamos que lo va a hacer, porque es un pelotero de mucho talento y muy inteligente, va a tener una súper temporada".

El catcher de 25 años va a su tercera campaña en las mayores, segunda completa, y para ella se preparó durante el invierno con un preparador físico que lo entrenó a él y a Ubaldo Jiménez, su compañero y as de la rotación de los Indios.

Ese trabajo, que realizó en su natal Santo Domingo, consistió en "muchos ejercicios de agilidad, en correr bastante y en levantar pesas". Eso le permitió, más allá de llegar en forma a los entrenamientos de primavera, fortalecer sus piernas y sus rodillas para aguantar todo el rigor de una temporada de 162 encuentros, en la que la mayoría de ellos los disputará detrás del plato.

En la receptoría, Santana tendrá la responsabilidad de guiar al staff de pitcheo de Cleveland y hacerlo valer como uno de los puntos fuertes del conjunto para esta campaña, aún con las ausencias de Roberto Hernández (Fausto Carmona, por problemas de falsa identidad) y Carlos Carrasco (por lesión en su codo derecho, que requirió la operación Tommy John).

"El staff de nosotros es joven, pero ligado con veteranos, porque Derek Lowe es veterano y Justin Masterson tiene sus años. Los demás son jóvenes. Uno sabe más o menos qué es lo que a ellos les gusta y qué es lo que no les gusta. Uno habla y conversa con ellos, porque uno como catcher tiene que saber todo eso. En eso hemos trabajo en este spring training y creo que estamos listos para la temporada", dijo el catcher.

Durante 2011, el dominicano estuvo en 95 encuentros como receptor, 66 en primera base y uno como bateador designado. Para esta año Acta piensa darle más actividad con una careta.

"Quiero ponerlo a catchear un poco más, porque con él ahí podemos ser un mejor equipo. Eso no quiere decir que va a ser nuestro catcher en los 162 juegos, pero si va a estar más ahí. El año pasado lo cuidamos un poquito, porque venía de la lesión en su rodilla, pero ya está bien", dijo el estratega.

A Santana le gusta la idea de pasar más tiempo como receptor, porque así puede desarrollarse más y luchar por obtener unos de los trofeos que más lo motivan: el Guante de Oro.

"Esa es una de las cosas que quiero en mi carrera, ser un Guante de Oro. Sé que si trabajo y me sacrifico cien por ciento estoy seguro que lo puedo hacer", dio el jugador.

Su porcentaje de fildeo en la campaña pasada fue el séptimo mejor entre los receptores de la Liga Americana, con .989; y su promedio de corredores puestos out en intentos de robo fue el décimo, con .243. Él sabe que todavía debe mejorar en esas áreas para logra su objetivo.

Pero no solo en la defensa tiene ambiciosas metas Santana, quien dijo estarse preparando ofensivamente para más temprano que tarde batallar por el premio Jugador Más Valioso.

"Cuando uno es pelotero uno siempre se traza metas y cosas como esas, para impulsarse más y motivarse. Ya yo me gané un MVP (por sus siglas en inglés), pero fue en ligas menores, aquí es diferente. Aquí estamos en la lucha para eso. En Grandes Ligas uno nunca sabe, por eso hay que trabajar fuerte, ayudar al equipo y seguir saludable, que es lo más importante", dijo.

El manager de los Indios no ve descabellado el objetivo que se plantea su receptor, ya que destaca que él tiene todas las habilidades para alcanzarlo y ayudar al equipo a meterse en la postemporada.

"Él va a ser un jugador productivo, sin lugar a dudas. Ha bateado toda su vida, tiene tremenda coordinación de ojos y manos, además de eso tiene tremenda vista. Es un tipo que hasta cuando no batea para promedio te ayuda, porque consigue una cantidad inmensa de bases por bolas, que lo ayuda con su porcentaje para embasarse y el plan del juego es no dar out y si tu te estás embasando, así sea por bases por bolas, eso quiere decir que estás dando menos outs", detalló Acta.

El promedio de bate de Santana en 2011 fue de .239, pero su porcentaje de embasado fue de .351.

En cuanto a su equipo y a las opciones de éste, Santana asegura que "ya sabemos que podemos ganar, por eso vamos a batallar y competir. La gente, mayormente los fanáticos, nos descarta, pero con lo del año pasado les abrimos los ojos de que el equipo puede ganar. Para eso es que vamos, vamos adelante a competir".

Los Indios terminaron en el segundo lugar de la división Central de la Liga Americana, con récord de 80-82, luego de liderar la llave durante 95 días.