Rick Santorum obtuvo una amplia victoria en la primaria de Luisiana, pero sigue teniendo menos de la mitad de los delegados obtenidos por el favorito Mitt Romney y necesitaría el 74% de los delegados restantes para convertirse en el candidato del partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos antes de la convención republicana en agosto.

Con más de la mitad de las elecciones primarias y de las asambleas partidarias estatales completadas, Santorum ha ganado apenas el 27% de los delegados en disputa. Romney ha estado acumulando delegados a un ritmo del 54%.

Las probabilidades parecerían descartar la nominación de Santorum, ex senador por Pensilvania. Pero al disfrutar su victoria en Louisiana, el católico ultraconservador prometió seguir en la contienda.

"Ustedes no creerán, como los expertos han dicho, que esta contienda ha terminado. Ustedes no recibieron el memo", dijo Santorum, quien se ganó el derecho a alardear en una 11ma contienda de nominación, pero que hace poco por alterar la dinámica del prolongado proceso interno. "Seguimos aquí. Seguimos peleando".

Romney ha sobrevivido a la contienda interna con una enorme ventaja financiera y organizacional, reduciendo aún más la posibilidad de que Santorum logre una tarea casi imposible. Su personal de campaña insistió en eso luego de la victoria de Santorum del sábado.

"Rick Santorum es como un equipo de fútbol americano que festeja un gol de campo cuando va perdiendo por siete touchdowns con menos de un minuto por jugar", dijo el vocero de Romney, Ryan Williams, que estuvo presente en la fiesta de baja asistencia realizada en Green Bay, Wisconsin, por motivo de la victoria de Santorum. Ese estado realizará su primaria el 3 de abril.

Romney mantiene una amplia delantera con 568 delegados ante los 273 de Santorum, de acuerdo con un conteo de The Associated Press. Newt Gingrich les sigue con 135 y Ron Paul tiene 50.

El ex gobernador de Massachusetts se encuentra cerca de obtener la mitad de los 1.144 que necesita para asegurar la nominación antes de la convención republicana que se realizará en agosto en Tampa, Florida, mientras que Santorum está a punto de sumar un cuarto de los delegados necesarios.