El presidente senegalés aceptó el domingo la derrota electoral ante su ex protegido Macky Sall y lo felicitó varias horas después del cierre de las urnas, cuando los resultados preliminares mostraban que el candidato de la oposición superó al titular de 85 años de edad.

Wade llamó a Sall alrededor de las 9:30 de la noche (2130 GMT) para felicitarlo por su victoria, informó la televisión estatal. La llamada alivió los temores de que Wade intentaría permanecer en el cargo después de 12 años o que impugnaría los resultados de la votación.

Incluso antes de que Wade reconociera la derrota, los partidarios de Sall comenzaron a celebrar en las calles de la capital, cantando y marchando por el centro de Dakar. Algunos incluso bailaban en los techos de vehículos en movimiento, y un hombre hizo una voltereta en medio del tránsito cerca de la Plaza de la Independencia.

El sociólogo Hadiya Tandian dijo que la concesión de Wade lava las heridas de una campaña electoral violenta, que dejó al menos seis personas muertas y empañó la reputación del país.

"Esta es una gran victoria para Senegal que muestra la madurez de nuestra democracia", dijo Tandian. "Muestra que los senegaleses creen en sus identificaciones como votantes, que una tarjeta de votante puede cambiar algo, puede hacer una diferencia. Esto demuestra que nuestra herencia democrática sigue viviendo en nosotros día a día", agregó.