Tras la retirada de la acusación penal en Nueva York por presunta agresión sexual contra el ex banquero francés Dominique Strauss-Kahn ante las dudas de la fiscalía sobre la veracidad de la demandante, la mujer recurrió por la vía civil.

La demanda civil de la camarera del hotel contra el ex director del Fondo Monetario Internacional se acerca a una encrucijada importante. El miércoles tendrá lugar una audiencia sobre el argumento de Strauss-Kahn de que la inmunidad diplomática debería protegerle de la demanda.

La audiencia no considerará la esencia de las denuncias de la camarera de que Strauss-Kahn intentó violarla en mayo. El ex banquero sostiene que fue un "desliz moral", pero insiste en que no fue violento.

La audiencia del miércoles seguramente girará en torno a las complejas leyes que protegen a los diplomáticos de enjuiciamientos y demandas judiciales en los países anfitriones.

Los expertos sostienen que los argumentos de Strauss-Kahn han planteado nuevas incógnitas sobre la amplitud de esas leyes.