Estados Unidos pagó 50.000 dólares como indemnización por cada afgano asesinado en el tiroteo atribuido a un soldado estadounidense en el sur de Afganistán, informaron el domingo un funcionario local y un líder tribal comunitario.

Las familias de los muertos recibieron el dinero el sábado en la oficina del gobernador, dijo el concejal de Kandahar, Agha Lalai. Cada herido recibió 11.000 dólares indicó Lalai. El líder tribal Jan Agha confirmó las cifras.

Les dijeron que el dinero era de parte del presidente Barack Obama, añadió Lalai.

Un funcionario estadounidense confirmó la entrega de las indemnizaciones, pero se negó a revelar los montos exactos al señalar que sólo reflejaban la devastadora naturaleza del incidente. El funcionario habló en condición de anonimato debido a lo delicado del tema.

El sargento Robert Bales está acusado de salir de su base antes del amanecer el 11 de marzo, de introducirse a las casas de dos villas cercanas y abrir fuego contra las familias que dormían.

Las autoridades afganas y pobladores han contabilizado 16 muertos — 12 en la villa de Balandi y cuatro en Alkozai — además de seis heridos. Nueve de las víctimas eran niños y cuatro mujeres. El ejército estadounidense formuló cargos contra Bales por 17 asesinatos sin explicar la discrepancia.

Por otra parte, el domingo también se dio a conocer que una bomba estalló al paso de una patrulla a pie de fuerzas afganas y de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) en el sur del país, con resultado de nueve afganos y un efectivo internacional muertos, dijeron las autoridades del país.

El grupo fue sorprendido por la explosión cuando efectuaba la noche del sábado un recorrido por el distrito de Arghandab, provincia de Kandahar, dijo el administrador local, Shah Mohamad.

Arghandab es una región que se dedica a la agricultura y la cría de animales afuera de la ciudad de Kandahar pero que ha sido mucho tiempo asiento de insurgentes talibanes. Arghandab fue en 2010 una de las tantas comunidades en torno a la ciudad de Kandahar contra las que se lanzó una ofensiva para expulsar a la insurgencia de la región.