Israel ha cortado sus relaciones con el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, por lo que prohibirá a un equipo del organismo mundial entrar en el estado judío o en Cisjordania para investigar los asentamientos israelíes.

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores Yigal Palmor dijo que el canciller israelí, Avigdor Lieberman, anunció el lunes la decisión.

La semana pasada, el consejo aprobó el envío de una misión investigadora para examinar la construcción de asentamientos israelíes en Cisjordania y la parte oriental de Jerusalén, en una resolución que condenó dicha actividad.

Israel acusa al consejo de tener prejuicios contra el Estado judío debido a su desproporcionada atención sobre la política israelí y acciones hacia los palestinos. Según Israel, el consejo hace caso omiso a los abusos de los derechos humanos en países como Irán y otras naciones árabes.