El gobierno colombiano expresó indignación por los homenajes de que fue objeto el sábado en Caracas el fundador de la guerrilla de las FARC, el fallecido Manuel Marulanda Vélez, alias "Tirofijo".

La Cancillería dijo el domingo que el otrora líder guerrillero "para los colombianos representa décadas de terror de las FARC, el horrible crimen del secuestro donde tantos compatriotas han sido víctimas, del narcotráfico, del reclutamiento de niños y tantos otros crímenes que han golpeado a este país".

El Ministerio de Relaciones Exteriores señaló en un comunicado que "en nombre del Gobierno de Colombia, manifiesta su indignación por el homenaje realizado en las últimas horas en Caracas, Venezuela, a Manuel Marulanda Vélez, alias Tirofijo".

La víspera, un grupo de personas de izquierda radical realizó en la zona popular "23 de Enero" un homenaje a Tirofijo a propósito del cuarto aniversario de su fallecimiento, informó The Associated Press desde Caracas .

La AP intentó sin resultados hablar con el embajador de Venezuela en Colombia, Iván Rincón, para conocer su reacción sobre la protesta del gobierno de Bogotá.

La diplomacia colombiana advirtió, sin embargo, que la iniciativa para homenajear al legendario guerrillero fue de particulares.

"En el entendido de que este homenaje fue una iniciativa de particulares, no podemos no manifestar el dolor que nos produce que un grupo de hermanos venezolanos rinda homenaje a una persona cuyo accionar ha causado dolor a millones de colombianos y ha dejado miles de víctimas", añadió.

Insistió en que "reafirmamos el espíritu de respeto a los asuntos internos de cada país, que es compartido por el Gobierno de Venezuela, y que siempre debe existir como base de la armoniosa convivencia".

Tirofijo, que fundó las FARC en 1964, falleció de muerte natural en algún lugar de las selvas colombianas a finales de marzo de 2008.

En julio de 2010, el presidente venezolano Hugo Chávez rompió relaciones con Colombia luego de que el entonces presidente Alvaro Uribe (2002-2010), denunció públicamente que el gobierno de Caracas les daba cabida en su territorio a jefes guerrilleros.

Pero pocos días después el recién posesionado presidente Juan Manuel Santos se reunió en un puerto del Caribe colombiano con Chávez y ambos decidieron normalizar las relaciones entre los dos países.

Las FARC son consideradas por el gobierno de Estados Unidos y por la Unión Europea como una organización terrorista.

Según el gobierno colombiano, en las filas del grupo rebelde hay entre 8.500 y 9.000 guerrilleros.