Los conservadores, que gobiernan España, obtuvieron más escaños en un tradicional bastión socialista en las elecciones regionales del domingo en Andalucía, pero no consiguieron una mayoría suficiente para desbancar a sus rivales.

El Partido Popular (PP) ganó 50 escaños en el parlamento regional, tres más que los del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Es la primera ocasión en que los socialistas son minoría en Andalucía, en el sur del país. Sin embargo, los conservadores se quedaron cinco escaños por debajo de los 55 necesarios para la mayoría absoluta.

Es probable que los socialistas logren retener el poder a través de una alianza política con el partido Izquierda Unida, que obtuvo 12 escaños.

"El PSOE ha recuperado en estas elecciones buena parte de la confianza perdida en las pasadas elecciones generales", dijo el líder regional José Antonio Griñán. Agregó que los resultados han sido más favorables de lo que aseguraban las encuestas.

En otras elecciones regionales en Asturias, en el norte del país, el Partido Popular tampoco obtuvo el número de escaños necesarios para gobernar. También allí se tendrá que formar un gobierno de coalición, pero no estaba inmediatamente claro cual partido obtendría el mayor respaldo de otros grupos.

"Vamos a ejercer nuestro liderazgo en el parlamento de Andalucía con humildad", dijo el líder popular Javier Arenas, reconociendo que su partido no podrá gobernar.

Los conservadores tienen ya mayoría en el Parlamento nacional tras los comicios generales de noviembre y las victorias de Andalucía y Asturias les habrían dado el control en 14 de las 17 regiones autonómicas españolas.

La crisis financiera europea ha golpeado duramente a España, que padece el mayor desempleo de la eurozona, con casi el 23%. Se prevé que las estadísticas del primer trimestre mostrarán que la economía ha entrado nuevamente en recesión, la segunda en tres años.

Las victorias habrían permitido al presidente del gobierno Mariano Rajoy adoptar y ampliar las medidas de austeridad a nivel regional.

Andalucía, la región más poblada de España con más de seis millones de votantes registrados, ha sido un bastión de los socialistas desde que la dictadura del general Francisco Franco terminó en 1975.

Sevilla, la capital de Andalucía, es la cuna del ex líder socialista Felipe González, quien cumplió cuatro mandatos sucesivos como presidente del gobierno de 1982 a 1996 y ayudó a cimentar la democracia después de Franco y la guerra civil (1936-1939) que precedió a su régimen.