Una jueza penal de Bogotá revocó el viernes la orden de captura que pesaba contra el ex Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, quien está vinculado a una investigación por una presunta falsa desmovilización de guerrilleros.

La decisión fue adoptada por la jueza Johanna Rodríguez en un complejo judicial del centro de la capital colombiana.

La magistrada sostuvo en una audiencia pública que no podía mantener vigente la orden de captura contra Restrepo con fundamento en "conjeturas" de la Fiscalía respecto de la presunta falsa desmovilización de rebeldes.

Restrepo, sin embargo, seguirá vinculado a la investigación.

La determinación es "revocar la exposición de medida de aseguramiento del doctor Luis Carlos Restrepo Ramírez... por no existir inferencia razonable de coautoría ni de los delitos de peculado en favor de terceros ni en los delitos de tráfico de armas o municiones... que se le ha señalado", dijo la jueza en la audiencia pública.

"De corazón me alegro que se haya revocado la medida de aseguramiento contra Luis Carlos Restrepo, quien es un ciudadano ejemplar", comentó el ex presidente Alvaro Uribe (2002-2010), con quien Restrepo trabajó durante siete años como alto comisionado de paz.

"Desearía de corazón que esa investigación precluyera (fuera archivada) porque Luis Carlos lo único que ha hecho es servirle bien y honestamente a Colombia", agregó el ex jefe de Estado en diálogo telefónico con la AP.

El fiscal del caso Restrepo, Francisco Villarreal, dijo a los reporteros al término de la diligencia que la Fiscalía respetaba y acataba la determinación del juzgado.

"En este momento él esta totalmente libre, sigue vinculado como investigado a un proceso penal, pero no tiene ninguna restricción a su libertad", dijo en diálogo telefónico Mildred Hartman, abogada del ex comisionado.

La decisión de la jornada fue tomada precisamente porque la defensa de Restrepo apeló la decisión de primera instancia de ordenar su captura, explicó Hartman.

De acuerdo con la policía judicial aún estaba en trámite un pedido a Interpol para la ubicación y captura del ex funcionario, pero la jueza también canceló ese procedimiento.

Las irregularidades que investiga la Fiscalía se refieren a la desmovilización y entrega de armas de más de 60 presuntos rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en marzo de 2006, en un acto público en el departamento de Tolima que encabezó Restrepo.

Al menos dos desmovilizados denunciaron ante la Fiscalía a fines de 2010 que muchos de los rebeldes que se entregaron en 2006 en realidad eran ladrones, indigentes y desempleados que habían sido reclutados por un ex miembro de las FARC que desde la cárcel supuestamente apoyaba gestiones de paz.

Aunque no se sabe a ciencia cierta por qué se habría tramado la desmovilización de falsos rebeldes, dos guerrilleros desmovilizados han dicho que la intención era mostrar al país que las FARC estaban resquebrajadas y también que un narcotraficante de bajo rango habría pagado para poder ser incluido en la desmovilización, haciendose pasar por rebelde, y así disfrutar de beneficios de la desmovilización.

Algunos aceptaron también posar como rebeldes simplemente a cambio del pago de unos 500.000 pesos (unos 270 dólares), que habrían sido pagados por un narcotraficante, según el testimonio de dos guerrilleros identificados por la Fiscalía como José Alfredo Pacheco y Luis Eduardo Montero.

El ex comisionado ha dicho que estuvo presente en toda la desmovilización, que "nunca tuvo sospechas" de alguna irregularidad en el proceso y que de haber sido así la habría denunciado a las autoridades.

La abogada de Restrepo dijo que, de acuerdo con la jueza, la Fiscalía había basado su investigación sólo en testimonios de desmovilizados pero no aportó pruebas más allá de su palabra.

La Fiscalía había imputado al ex comisionado los delitos de peculado, concierto para delinquir, fraude procesal y tráfico, porte y fabricación de armas de uso privativo de las fuerzas militares.

Delitos como el fraude procesal, es decir, inducir a un funcionario para que emita una resolución u acto contrario a la ley, son castigados con un mínimo de seis años de prisión.

La orden de captura contra Restrepo, a petición de la Fiscalía, había sido librada por otro juzgado el 9 de febrero. El ex alto comisionado salió del país en enero, probablemente con rumbo a Estados Unidos, ha dicho la Fiscalía.

El ex funcionario ha sostenido su inocencia. Aparte de Restrepo, al menos otros dos ex altos funcionarios de Uribe son procesados, y ya están detenidos, por distintas acusaciones de irregularidades, que ambos niegan.

Desde la clandestinidad, hace 15 días aseguró en un comunicado no tener garantías en Colombia para un juicio justo, por lo que dijo estaba buscando asilo político en un país que no precisó.