Red Bull no está dispuesto a retirar sus quejas sobre el diseño del alerón del Mercedes pese a que las autoridades de la Fórmula Uno lo consideran legal, dijo el viernes el director del equipo Christian Horner.

La disputa entre las dos escuderías tiene lugar entre bastidores antes del Gran Premio de Malasia del domingo. Por su parte Mercedes se preguntó si la configuración del motor de Red Bull era reglamentaria.

Red Bull y Lotus se quejaron del diseño del alerón de Mercedes en Australia, pero el delegado técnico de la FIA Charlie Whiting lo consideró dentro de las reglas.

"El auto ha pasado el escrutinio y por eso hay que suponer que la FIA está satisfecha con la configuración del Mercedes", afirmó Horner.

Pero cuando se le preguntó si levantaría su queja, Horner respondió "probablemente no", y añadió que era importante que los equipos rivales supieran rápidamente si debían replicar el diseño de Mercedes o si será desautorizado, ya sea durante o al final de la temporada.

"Sería agradable llegar al fin de semana con esa certeza", agregó.

El alerón trasero del Mercedes tiene conductos que quedan expuestos cuando las aletas traseras se abren, canalizando el aire hacia el alerón frontal, reduciendo la resistencia y permitiendo mayor velocidad.

Mercedes respondió planteando sus propias dudas sobre Red Bull, para lo cual entregó grabaciones del motor de Red Bull que parecen indicar que hubo momentos en los cuales disparaba en menos de cuatro cilindros, lo que es ilegal según las reglas de la F1. Pero el análisis de datos de la FIA no confirma tal cuestionamiento.