El estelar delantero juvenil Neymar dijo que temió por su seguridad durante el partido de Copa Libertadores contra el club peruano Juan Aurich, cotejo que comparó con un evento de lucha libre.

Neymar aseguró haber sido víctima de duras infracciones durante el partido del jueves y que pudo haber terminado en un hospital de no haber evitado contacto en algunas ocasiones.

El delantero de 20 años comentó que "pareció más una pelea de lucha libre que un partido de fútbol".

El técnico de Santos, Muricy Ramalho, afirmó que "le hubieran quebrado la pierna si no saltaba".

Santos, que defiende su título, ganó el partido 2-0 para ponerse en la delantera del Grupo Uno. Neymar anotó uno de los goles.