Los temores sobre la economía española y la posibilidad de que pueda necesitar un rescate financiero encarecieron el viernes el precio de los bonos soberanos que vendió el país.

El interés que pagó la Tesorería por los bonos a 10 años llegó al 5,51% tras haber aumentado toda la semana. A principios de marzo, la tasa era inferior al 5%. De momento hay una diferencia de 3,64 puntos entre el rendimiento de los bonos españoles y los de Alemania, la economía más sólida de la eurozona, la mayor diferencia desde enero.

Los analistas atribuyen el alza de los intereses que debe pagar España por sus bonos a las dudas de que el nuevo gobierno conservador pueda alcanzar las reducciones pactadas del déficit presupuestario. Además, los mercados temen que una desaceleración de la economía global obligue a España a solicitar un rescate financiero a la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

Los mercados temen que el aumento de los intereses sea una repetición de lo sucedido en los últimos meses del 2011, cuando la situación de Grecia, Irlanda y Portugal, países rescatados de una quiebra cierta, hizo temer un contagio a otras economías mayores de la eurozona, como España e Italia.

En lo peor de esa crisis, el interés de los bonos italianos superó el 7% y el de España se acercó, niveles considerados insostenibles a mediano y largo plazo.

Las medidas de austeridad adoptadas por los nuevos gobiernos de Roma y Madrid ayudaron a calmar los mercados, aunque un impacto mucho mayor tuvo la decisión del Banco Central Europeo de inyectar más de un billón de euros (1,3 billones de dólares) en créditos a muy bajos intereses. Esa medida abarató el precio del dinero que por endeudarse tenían que pagar Italia y España.

Empero, los economistas advirtieron que dicha medida es solamente temporal.

En las últimas dos semanas, España ha tenido que pagar mayores intereses que Italia, considerada el mes pasado la economía más arriesgada de Europa tras Grecia, Irlanda y Portugal. El viernes, el interés de los bonos italianos a 10 años fue inferior en 0,4 puntos al 5,14% de España.

Además, España padece el mayor desempleo de la eurozona, superior al 23% y las estadísticas del primer trimestre mostrarán la existencia de una nueva recesión en tres años.

Empero, en una conferencia de prensa ofrecida el viernes en Singapur, el ministro de Economía Luis de Guindos dijo que las comparaciones con Grecia "carecen totalmente de sentido" y agregó que España logrará el objetivo de reducir su déficit presupuestario al 5,3% del producto bruto interno en el 2012, en lugar del 4,4% prometido por el anterior gobierno socialista.