Dos ciudadanos paraguayos se casaron el viernes en la ciudad de Rosario, en la provincia de Santa Fe, en la primera boda entre turistas extranjeros del mismo sexo que se celebra en Argentina.

Simón Cazal, de 31 años y líder de la organización Somosgay de Paraguay, contrajo matrimonio con su compatriota Sergio López, de 18 años, en el registro civil de Rosario, 312 kilómetros al noreste de Buenos Aires.

Argentina se convirtió en 2010 en el primer país de América Latina en autorizar el matrimonio igualitario en todo su territorio, pero hasta ahora solamente los ciudadanos argentinos o los naturalizados accedían a ese derecho.

Cazal y López habían iniciado hace dos años los trámites para casarse en Argentina, puesto que en su país no pueden hacerlo. Gracias a la gestión de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans, Santa Fe fue la primera provincia que aceptó eliminar las restricciones a extranjeros.

"Estamos muy felices, elegimos Rosario porque le tenemos mucho aprecio a la ciudad", dijo Cazal.

Los novios vistieron con idéntico atuendo: camisa blanca de manga corta, pantalón negro y una faja de colores variados típica de Paraguay. Las madrinas de la boda fueron la alcaldesa de Rosario, la socialista Mónica Fein, y la ex diputada Silvia Augsburger, una de las autoras del proyecto de ley de matrimonio igualitario sancionado por el Congreso hace dos años.

"Estoy muy contenta de ser testigo en este acto de amor y compromiso. Nos enorgullece, junto al gobierno provincial, que una pareja de otro país venga a nuestra ciudad a concretar el amor en su máxima expresión: unirse para siempre", destacó la alcaldesa.

Según la alcaldía de Rosario, sólo 14 países en el mundo permiten el matrimonio igualitario, pero hasta ahora solamente Canadá, Nepal y Argentina aceptan el casamiento entre turistas del mismo sexo.