Brasil espera que Estados Unidos abra una nueva licitación para la compra de 20 aviones ligeros de combate después de que en febrero canceló la adquisición de naves brasileñas, dijo el viernes el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior.

El ministro Fernando Pimentel indicó que la fuerza aérea estadounidense no ha comunicado oficialmente su intención de abrir una nueva licitación para la adquisición de los aviones, pero que ha dado señales de que permanece interesada en su adquisición.

"Ellos necesitan los aviones, sean los nuestros o de otro país, por eso tiene que haber una nueva licitación", declaró Pimentel en un diálogo con corresponsales extranjeros.

Washington canceló abruptamente en febrero la compra de 20 aviones Super Tucanos, fabricados por la brasileña Embraer, lo que generó reacciones de molestia de parte de Brasil. El negocio tenía un valor de 380 millones de dólares.

El Ministerio de Relaciones Exteriores emitió una nota en la que dijo que el gobierno se mostró "sorprendido" por la decisión estadounidense y advirtió que "no contribuye a la profundización de las relaciones en materia de defensa entre los dos países".

Pimentel indicó que Embraer ha recibido señales informales de que habrá una nueva licitación para la adquisición de las naves por parte de la fuerza aérea estadounidense.

La cancelación se produjo en momentos que Brasil estudia la compra de 36 aviones de combate para renovar su flota militar, en una operación valorada en al menos 5.000 millones de dólares en la que participa la estadounidense Boeing con el avión F-18 Super Hornet. Los otros dos aviones en la disputa son el Rafale de la francesa Dassault y el Gripen NG de la sueca Saab.

El ministro dijo que la cancelación de la compra de los aviones brasileños refleja las dificultades económicas que vive Estados Unidos con la recuperación de su economía.