El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, afirmó el viernes que la lenta recuperación tras la Gran Recesión y la crisis financiera de 2008 ilustra el grado de vulnerabilidad de la economía global, e instó a las autoridades económicas a aprender de esa lección.

Durante una conferencia de dos días sobre la crisis, Bernanke hizo hincapié en las medidas extraordinarias adoptadas por la Reserva Federal y los bancos centrales de otros países para estabilizar los sistemas financieros.

La Fed compró más de dos billones (correcto) de dólares en bonos y abatió las ya bajas tasas de interés a largo plazo. Las medidas tuvieron la intención de alentar los préstamos. El banco central estadounidense ha sido criticado por esas acciones, pero Bernanke las ha defendido diciendo que fue un mecanismo exitoso al evitar un desplome más severo.

Consideró que las investigaciones académicas que se han realizado sobre el tema permitirán que los bancos centrales respondan a futuras crisis.

"Esta diseminación de investigaciones contribuirá a trazar la futura doctrina y enfoque normativo de los bancos centrales y, lo más importante, debe servir para que los bancos centrales cumplan mejor sus misiones de promover el bienestar público", dijo Bernanke en la inauguración del encuentro.

Una investigación concluyó que las compras masivas de activos funcionó. Sin embargo, el estudio señaló que la maniobra podría tener un mayor impacto si se concentrara en valores apoyados en hipotecas más que en bonos gubernamentales.

La investigación fue efectuada por Peter Karadi, del Banco Central Europeo, y Mark Gertler, un profesor de economía en la Universidad de Nueva York. Gertler colaboró con Bernanke en investigaciones académicas cuando Bernanke enseñó en la Universidad de Princeton.