El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, destacó el jueves que un cese del fuego deberá lograrse pronto en Siria a fin de que se pueda acelerar el envío de ayuda humanitaria.

Ban dijo que una declaración aprobada por el Consejo de Seguridad esta semana "puso en claro en términos inequívocos que se debe suspender todo tipo de violencia".

Las Naciones Unidas afirma que más de 8.000 personas han perdido la vida como resultado del año de ofensivas del gobierno en contra de los manifestantes.

Entretanto, Siria dice que la oposición debe deponer sus armas primero, pero las naciones de Occidente insisten que las fuerzas del presidente Bashar Assad deben de detener su ofensiva antes.

Ban dijo el jueves en Malasia que la Cruz Roja Internacional propuso que haya una suspensión de unas cuantas horas cada día a fin de que se pueda distribuir la ayuda humanitaria.

Agregó que "nadie discute sobre operaciones militares" para resolver la crisis.