El senado aprobó el jueves la ley de reforma de la carta orgánica del Banco Central de Argentina que permite al gobierno disponer de más fondos de la entidad para financiar al Tesoro y pagar deuda.

El oficialismo y sus aliados hicieron sentir su peso en la cámara alta, que aprobó con 42 votos a favor, 19 en contra y dos abstenciones la norma que le otorga nuevas funciones a la entidad que exceden el control del valor del peso al facultarlo para promover "la estabilidad monetaria, la estabilidad financiera, el empleo y el desarrollo económico con equidad social".

La nueva norma permite al Banco Central, cuyas reservas ascienden a 47.000 millones de dólares, liberar reservas para el pago de la deuda y ampliar los préstamos al Tesoro. Además lo habilita a "regular" el sistema financiero, cuando antes lo facultaba a vigilarlo, destacaron medios de prensa.

Uno de los puntos más cuestionados por la oposición es el que amplió en 10 puntos porcentuales el límite de préstamos de la entidad al Tesoro calculados sobre los ingresos del Estado.

Hasta ahora el Banco Central podía adelantar al Tesoro por 12 meses "hasta una cantidad equivalente al 12% de la base monetaria" y "hasta un 10% de los recursos en efectivo que el gobierno nacional haya obtenido en los últimos 12 meses".

La nueva norma agrega que ahora "con carácter excepcional y si la situación o las perspectivas de la economía nacional o internacional así lo justificara" podrán otorgarse adelantos adicionales al Tesoro también por el 10% de los recursos en efectivo. Esos fondos deberán devolverse al central en un plazo de 18 meses.

Según analistas ello le permitiría al gobierno de la presidenta Cristina Fernández contar este año con 45.000 millones de pesos (unos 10.273 millones de dólares) adicionales para financiar el gasto.

Además, de ahora en más será el directorio de la entidad financiera el que podrá fijar el límite mínimo de reservas en dólares para sostener la base monetaria lo que de hecho, señaló la oposición, le otorga un mayor margen para destinar aquellas al pago de la deuda.

Los analistas coincidieron en que este año el gobierno enfrentará problemas de déficit fiscal en tanto la oposición advirtió que la ley deja espacios para que el Ejecutivo actúe con discrecionalidad y tenga una "caja ilimitada" de fondos para pagar deuda y hacer más llevadero el ajuste que ha iniciado, lo que es negado por el oficialismo.

El senador oficialista y ex jefe de gabinete Aníbal Fernández dijo que la fortaleza de la moneda no pasa por "el sostenimiento de las reservas... la estabilidad de la moneda la da una economía robusta".

El Banco Central también podrá regular las tasas de interés y el crédito. Además, el presidente de la entidad podrá tomar decisiones sin consultar al resto del directorio cuando las situaciones de emergencia así lo indiquen.