Una huelga general convocada por la principal confederación de trabajadores de Portugal obligó el jueves a la cancelación de la mayor parte del transporte público, dificultando el desplazamiento de los usuarios para ir a trabajar.

El metro de Lisboa, que transporta a más de medio millón de pasajeros a diario, permaneció cerrado mientras que las empresas de trenes, autobuses y transbordadores prestan servicio ocasional en Porto, la capital y segunda ciudad del país.

El aeropuerto de Lisboa funciona normalmente.

La Confederación General de Trabajadores de Portugal (CGTP) representa a más de 600.000 trabajadores, convocó a una paralización de 24 horas para el jueves a fin de protestar por las medidas de austeridad y reformas laborales impuestas por el gobierno vinculado al paquete de rescate de 78.000 millones de euros que recibió Portugal el año pasado.

Los medios noticiosos dijeron que algunas escuelas secundarias regresaron a los escolares a sus casas porque los maestros y el personal auxiliar no llegó a trabajar.

Hospitales y centros de salud pospusieron o cancelaron las citas médicas.

Portugal venía detrás de Grecia e Irlanda en necesitar un rescate financiero luego de amasar grandes deudas durante una década de pobre crecimiento.

La difícil situación de Portugal le agregó impulso a la crisis de deuda soberana de la eurozona y los líderes europeos le concedieron un préstamo de rescate sólo después de que el país acordó bruscos recortes de gastos y las reformas económicas orientadas a la generación de crecimiento.

Sin embargo, las reformas no empezarán a dar frutos sino hasta el año entrante y mientras el recorte en pagos y el alza en impuestos han ayudado a mantener la economía en recesión por segundo año consecutivo y ha impulsado la tasa de desempleo a una cifra récord de 14,8%.

La otra importante confederación de trabajadores portugueses, el Sindicato General de Trabajadores, no se unió a la huelga del jueves. Previamente este año firmó un acuerdo con el gobierno y las empresas que facilita que los empleadores contraten y despidan trabajadores.