Un procesado por el secuestro extorsivo de un hacendado leyó el jueves un manifiesto ante los magistrados que lo juzgan en el que reconoció ser combatiente del grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo y advirtió que los fiscales serán sometidos a un tribunal revolucionario.

Noel Adalberto Ovelar Martínez fue detenido un año atrás en el norteño departamento de Concepción --a 440 kilómetros de Asunción-- por su presunta participación en el plagio del estanciero Fidel Zavala en 2010 por cuya liberación, luego de tres meses de cautiverio, se pagó un rescate de 550.000 dólares.

"Al pueblo manifiesto que este juzgado y los representantes de la fiscalía son empleados de la oligarquía y del sistema capitalista, acepto mi pertenencia al Ejército del Pueblo Paraguayo", afirmó Ovelar Martínez, para cuya lectura recibió la autorización del juez penal de garantías Fabio Cabañas.

Se calificó de "luchador social y combatiente revolucionario, por tanto soy un prisionero de guerra de este sistema. No pediré clemencia, no voy a justificar lo que hice porque seguiré haciéndolo hasta la victoria final".

Al finalizar anunció a los fiscales antisecuestros Sandra Quiñónez, Federico Delfino y Francisco Ayala que serán juzgados por un tribunal revolucionario, lo mismo que las compañías transnacionales Dreyfus y Monsanto, vinculadas a la producción mecanizada de cereales y oleaginosas.

La fiscal Quiñónez, por su lado, dijo a los periodistas en el palacio de Justicia que "estas manifestaciones de Ovelar no son para nosotros un amedrentamiento porque continuaremos haciendo nuestro trabajo de persecución al crimen".

El Ejército del Pueblo Paraguayo fue en sus orígenes, en 1999, una banda dedicada a los asaltos de bancos y financieras, pero en 2001 se organizó para perpetrar el primer secuestro extorsivo de la nuera del ex ministro de Economía Enzo Debernardi. Posteriormente se proclamó como el brazo armado del izquierdista Partido Patria Libre, que no posee representación parlamentaria.