Para el ministro de Deportes de Brasil, la selección nacional tiene en su ataque las cartas que necesita para ganar el Mundial de 2014: Neymar y Lucas.

Los juveniles arietes son, a juicio de Rebelo, una combinación letal de talento que llevará a Brasil a ganar el hexacampeonato en su propio país.

Eso a pesar de que otros países también tienen grandes figuras, como el vecino Argentina con Lionel Messi, considerado en forma casi unánime como el mejor jugador del mundo.

"Tengo respeto por el fútbol practicado por Argentina, por Alemania, por España, por la tradición del fútbol italiano. Pero con toda modestia, no puedo dejar de decir que Brasil es favorito a ganar el Mundial", expresó Rebelo en una entrevista con Associated Press.

"No hay una selección que pueda reunir tantos jugadores con el talento de los jugadores brasileños. Nosotros tenemos dos atacantes que ninguna selección tiene: Neymar y Lucas. Es muy difícil para cualquier defensa contener la creatividad y talento de dos jugadores como Neymar y Lucas", agregó.

Neymar, de 20 años, es el jugador sensación del fútbol brasileño y pieza clave en el ataque del Santos. Lucas, de 19, actúa un poco más retrasado en el Sao Paulo, aunque también es destacado como una de las figuras más relevantes.

"Es claro que Argentina tiene a Messi, pero él no tiene un compañero jugando al frente junto a él como Neymar tiene con Lucas", acotó el ministro.

Consideró que los defensas brasileños son los mejores del mundo, mientras que el elenco de mediocampistas compiten codo a codo con los más renombrados del planeta.

Aún así, Rebelo optó por la cautela a la hora de pronunciarse sobre el trabajo del técnico nacional Mano Menezes.

"Tengo respeto personal y profesional por Mano Menezes, es un hombre íntegro y capaz, pero prefiero no comentar sobre el trabajo que hace con la selección brasileña", expresó al ser consultado sobre el papel del entrenador.

Menezes ha sido criticado desde que asumió la selección en 2010 porque el combinado auriverde no ha mostrado la contundencia que se espera de la selección con más títulos en el mundo.