El jefe de la Policía local que ha sido duramente criticado por no detener a un vigilante voluntario de un vecindario por la muerte a tiros de un adolescente desarmado de raza negra dimitió temporalmente el jueves, con el argumento de que se había convertido en una distracción para la investigación.

El jefe de Policía de Sanford Bill Lee y sus oficiales decidieron no arrestar a George Zimmerman después de que mató a tiros el 26 de febrero a Trayvon Martin, de 17 años de edad.

Martin volvía de una tienda cuando Zimmerman empezó a seguirlo mientras le decía a los operadores de la Policía que parecía sospechoso. En algún momento, los dos comenzaron a pelear y Zimmerman sacó su pistola.

Zimmerman, un hispano de raza blanca, asegura que disparó en defensa propia. Dijo a la Policía que Martín lo atacó después de que él había dejado de perseguir al adolescente y se dirigía a su camioneta.

El tiroteo encendió las tensiones raciales en este suburbio de Orlando. Grupos de derechos civiles han realizado manifestaciones en Florida y Nueva York, pues aseguran que el tiroteo fue injustificado. El miércoles, los comisionados de la ciudad votaron una moción de censura contra el jefe policial.

"Debo retirarme temporalmente del cargo de jefe de la Policía de la ciudad de Sanford. Lo hago con la esperanza de restaurar una apariencia de calma en una ciudad que ha estado en estado de agitación durante varias semanas", dijo Lee.

"Es mi esperanza que la investigación avanzará de manera rápida y adecuadamente a través del sistema de justicia y que se alcance la determinación final en este caso", agregó.

No quedó claro de inmediato por cuanto tiempo se apartará el jefe de Policía.