La rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras cerró durante dos días el plantel tras registrarse incidentes violentos en el campus central de Tegucigalpa, una decisión que dejó en vilo las elecciones de representantes estudiantiles que designan a miembros del consejo.

El sábado se reanudarán las clases.

La decisión de la rectoría de suspender clases fue adoptada horas después de que el miércoles por la tarde, estudiantes de izquierda se manifestaron en el campus central de la universidad, a las afueras de Tegucigalpa, apoyando la suspensión de los comicios internos programados el jueves porque, según Daniel Moya, su coordinador general, "no se dan las condiciones de seguridad para poder celebrarlas, menos aún de que sean democráticas" en alusión al clima violento que se vive en la institución.

Para Moya, los estudiantes que defienden la celebración de las elecciones "responden directamente al Partido Nacional en el poder" y "están regresando a prácticas del pasado" para imponerse.

La junta electoral universitaria ya había resuelto la semana anterior no realizar la votación para la que estaban convocados unos 70.000 alumnos.

El secretario de la junta electoral universitaria, Jordi Díaz, expresó que "quienes se muestran contrarios a la celebración de las elecciones, lo hacen porque saben que iban a perder y ni siquiera habían conseguido rellenar las candidaturas por falta de méritos".

En Honduras, es necesario aprobar el 60% de las materias del pensum para ser candidato a un puesto de representación estudiantil.

La universidad no se ha posicionado respecto a la polémica entre estudiantes pero la rectora Julieta Castellanos ha acusado a docentes y políticos de estar detrás de lo que sucede.

El sábado, tres jóvenes resultaron heridos en enfrentamientos entre organizaciones estudiantiles en los que llegaron a dispararse armas de fuego. No se reportaron detenidos.

Los hechos ocurrieron cuando un grupo de estudiantes intentó hacerse con las urnas para celebrar las elecciones suspendidas y sus rivales de impedirlo.

Según un documento hecho público por la universidad "el proceso electoral para elegir a los representantes estudiantiles en el Consejo Universitario, en las Facultades, Centros Universitarios Regionales y en la FEUH es responsabilidad única de los estudiantes."

Ante la clausura de la universidad, un sector de los estudiantes decidió celebrar las elecciones en la sede del Colegio de abogados de Honduras.

Los resultados de la votación no serán validos ya que el reglamento universitario no permite que la consulta se celebre fuera del recinto.

Castellanos se ha convertido, desde finales de 2011 en una de las principales abanderadas de la necesidad de una reforma profunda de la seguridad en el país con el índice de homicidios más alto del mundo.

"Que hagan las elecciones de una vez y que nos dejen estudiar" dice Luis Cáceres, de 20 años y estudiante de Farmacia, para quien "si tanto le importa la seguridad a la rectora que comience por proteger su propio campus", en donde la semana pasada "violaron a un chico en mi facultad" y "varias veces nos han asaltado incluso con armas mientras recibimos clases".