Si uno no sabe mucho de Esperanza Spalding — muchos no la conocían antes de su sorpresiva victoria en los Grammy el año pasado — quizá podría sentirse inclinado a pensar que su más reciente álbum "Radio Music Society" es un intento de la jazzista por adentrarse en el mundo de la música comercial.

El álbum definitivamente tiene ciertos elementos que podrían llevar a esta conclusión. Es su disco más accesible, con ritmos de R&B y la producción del rapero Q-Tip. Incluso incluye una versión de "Off the Wall" de Michael Jackson.

Pero si uno conoce a Esperanza como la conoce el renombrado baterista de jazz Jack DeJohnette, un colaborador frecuente e invitado de "Radio Music Society", sabrá que la bajista, compositora, cantante y productora nunca se aleja de sus raíces como jazzista y no alteraría su sonido para encajar en un tipo de formato determinado.

"Tiene jazz, pero va más allá de eso. Creo que da un mensaje ... de que uno puede hacer más con el jazz en términos de nivel musical y destreza artística y lo que llamarían 'tomar un riesgo''', dijo DeJohnette. "Esperamos que este CD 'Radio Music Society' inspire a los músicos, no sólo en el jazz sino en otros géneros, para que se abran y expandan ... Creo que todos tenemos la misma sensibilidad".

"Radio Music Society" es el cuarto álbum de Spalding y suma otro éxito a su carrera.

La multinstrumentalista de 27 años, original de Portland, Oregon, se convirtió a los 20 en la profesora más joven de la prestigiada Universidad de Berklee. Lanzó su primer álbum en 2006 y poco después cantó para personalidades como el presidente Barack Obama y artistas como Prince.

Así que conocía el éxito cuando en el 2011 fue nominada al Grammy a la mejor artista nueva con cantantes como Justin Bieber y Drake; pero su triunfo en la categoría, el primero para un exponente del jazz, causó revuelo en la industria musical y catapultó a Spalding a la esfera del pop.

Poco después no sólo la buscaban publicaciones como Jazziz, sino People y Vogue. Este año, los organizadores de los premios Oscar la llamaron para que cantara "What a Wonderful World" en un homenaje a las estrellas de cine fallecidas, lo que le dio a la pequeñita Spalding (y su enorme pelo a la afro) otro impulso en el ascenso en su carrera.

"Esto la mostró bajo otra luz en el que adoptó una canción conocida y la hizo suya", dijo Mark Wexler, director de la disquera que representa a la artista, Heads Up International. "Definitivamente fue otro impulso para nosotros, pero también para ella y para que la gente sepa quién es".

Spalding insiste en que no ha cambiado mucho desde que su triunfo en los Grammy la convirtió en la artista de moda.

"Lamento que no sea emocionante", dijo Spalding un poco avergonzada cuando le preguntaron sobre su vida. "Creo que en el ámbito público la gente sabe más de mí. Eso es un gran cambio, lo que significa que las publicaciones o programas de radio y televisión están ahora interesados en hablar conmigo, lo cual es genial, porque eso podría traducirse en más conciertos" para su banda, expresó.

___

En Internet:

http://www.esperanzaspalding.com___

Nekesa Mumbi Moody es la editora de música de la AP. Síguela en http://www.twitter.com/nekesamumbi