El jurista Eduardo Montealegre fue elegido el jueves por la Corte Suprema de Justicia como nuevo fiscal general de la Nación.

La oficina de prensa de la Corte Suprema explicó en un comunicado que Montealegre obtuvo 16 de los votos de los 23 magistrados del alto tribunal.

Montealegre fue elegido de una terna enviada a la Corte Suprema, el 13 de marzo, por el presidente Juan Manuel Santos.

La otras dos aspirantes eran las abogadas María Luisa Mesa y Mónica De Greiff.

"Ante todo seré un juez, un hombre justo que lucharé contra la delincuencia", dijo el nuevo fiscal ante reporteros en la Corte Suprema. "No defraudaré la confianza que las instituciones han depositiado en mí", agregó.

Montealegre, abogado de la Universidad Externado de Colombia, fue viceprocurador general de la Nación y magistrado y presidente de la Corte Constitucional. Actualmente se dedicaba al litigio y a la cátedra universitaria.

El nombramiento de Montealegre se da casi un mes después de que el Consejo de Estado, una de las cuatro altas cortes de Colombia, declarara nula la elección en diciembre del 2010 de Viviane Morales como fiscal general porque alegó que hubo irregularidades y no obtuvo la mayoría de los votos exigidos por la ley.

No está claro aún si Montealegre ejercerá el cargo por cuatro años o sólo hasta el 31 de julio de 2013 toda vez que existe un vacío jurídico sobre si el período es personal o institucional.

El fiscal general colombiano tiene atribuciones para pedir la detención de altos funcionarios y, en general, de cualquier ciudadano en el país, por lo cual es considerado uno de los funcionarios mas poderosos del país.

Montealegre ha dicho que impulsará una férrea lucha contra la corrupción administrativa, pero deberá liderar delicados procesos como el saqueo por más de dos billones de pesos (o unos 1.126 millones de dólares) a la Alcaldía de Bogotá en obras de infraestructura que quedaron inconclusas o que ni siquiera se empezaron a hacer.

También deberá defender las acusaciones que sus antecesores en la Fiscalía hicieron contra importantes ex funcionarios del gobierno del ex presidente Alvaro Uribe (2002-2010), y las causas que se siguen contra militares por violaciones a los derechos humanos.