La economía uruguaya creció 5,7% en 2011, tras un aumento del Producto Interno Bruto de 3,5% en el último trimestre del año, informó el jueves el Banco Central del Uruguay.

Este incremento fue algo menor a lo que esperaba el gobierno, que aguardaba un crecimiento del 6% para el año pasado.

También marcó una desaceleración con respecto al 8,5% de expansión que Uruguay mostró en 2010.

De todas formas, el BCU apuntó que este es el noveno año consecutivo de crecimiento de la economía uruguaya.

La autoridad monetaria indicó que el efecto de una sequía que afectó al país sobre la generación de energía eléctrica de origen hidráulico y la inactividad de la refinería de petróleo, en proceso de reparación, influyeron en una desaceleración económica en el cuarto trimestre de 2011.

El crecimiento anual de la economía por rubro de actividad económica obedeció al incremento del nivel de producción de todas las actividades con excepción del "Suministro de electricidad, gas y agua".

Las actividades que aportaron en mayor medida al resultado global en el año 2011, fueron "Comercio, restaurantes y hoteles" (9,9 y "Transporte y comunicaciones" (12,6%).

Por otra parte, el BCU agregó que el crecimiento anual del PIB por componentes del gasto final, respondió fundamentalmente a la expansión de la demanda interna en consumo (7,6 y en inversión (7,0%).

Dentro del consumo se destaca el comportamiento positivo del gasto de consumo final privado (8,2, mientras que dentro de la inversión, se subraya la formación bruta de capital fijo (5,5%), por el buen desempeño de la inversión privada, y el efecto positivo de la variación de existencias en relación con el año anterior.

En tanto, las exportaciones crecieron 5,8% en 2011 y las importaciones 11,2%, por lo que el volumen del saldo comercial con el exterior resultó más negativo que el del año anterior.