Los estudiantes de una ciudad del noreste de Brasil comenzaron a usar uniformes equipados con circuitos que alertan a los padres si los menores faltan a clases, dijo el jueves el secretario de educación local.

Unos 20.000 estudiantes de 25 de las 213 escuelas públicas de Vitoria da Conquista comenzaron a usar esta semana camisetas con microprocesadores, dijo el secretario Coriolano Moraes en entrevista telefónica.

Para 2013, los 43.000 estudiantes de las escuelas públicas de la ciudad — de entre 4 y 14 años — estarán usando las camisetas rastreadoras, añadió.

Los "uniformes inteligentes" informan a los padres cuando los niños entran en la escuela mediante un mensaje de texto enviado a sus teléfonos. Los padres también reciben una alerta si los menores no están presentes 20 minutos después del inicio de clases, con el siguiente mensaje: "Su hijo aún no llega a la escuela".

"Hemos notado que muchos padres traen a sus hijos a la escuela, pero no ven si en verdad entran en el recinto porque siempre andan con la prisa de llegar a su trabajo a tiempo", dijo Moraes.

Cuando un estudiante se ausente de clases en tres ocasiones, los padres tendrán que explicar las ausencias. Si no lo hacen, la escuela podría notificar a las autoridades, manifestó el funcionario.

El gobierno de la ciudad invirtió 670.000 dólares para diseñar, probar y fabricar las camisetas con microprocesador, añadió.

Los chips se ubican bajo el escudo de la escuela o en una de las mangas bajo una frase que dice: "La educación no transforma al mundo. La educación cambia a la gente, y la gente transforma al mundo".

Las camisetas pueden lavarse y plancharse sin dañar el chip, afirmó Moraes, y agregó que los dispositivos cuentan con un "sistema de seguridad que hace virtualmente imposible sabotearlos".

Moraes dijo que Vitoria da Conquista es la primera ciudad de Brasil "y quizá del mundo" en usar el sistema.