Cerca de cumplir 40 años, Chipper Jones anunció el jueves que se retirará del béisbol profesional después de una temporada más con los Bravos de Atlanta.

El tercera base, que ha pasado toda su carrera de 18 años con Atlanta, ha tenido problemas con lesiones en las últimas temporadas y había decidido retirarse en 2010, sólo para cambiar de parecer.

Esta vez habla en serio.

El equipo emitió un comunicado antes de su partido de pretemporada en Kissimmee, Florida, para anunciar que esta sería la última campaña de Jones. Sin importar lo que suceda, el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en 1999 será recordado como uno de los mejores bateadores ambidiestros de las Grandes Ligas, un sólido candidato para el Salón de la Fama con su promedio de bateo de .304, 454 cuadrangulares y 1.561 carreras producidas.

Bobby Cox, ex manager de los Bravos, dijo que Jones debería ser ingresar al salón de la Fama en su primera oportunidad.

"Sin duda", dijo Cox. "Un bateador ambidiestro que fue un ganador y ha logrado tanto".

Durante los primeros días de la pretemporada, Jones se dijo sorprendido de seguir jugando con los Bravos a punto de marcar un hito con su cumpleaños 40 en abril.

"Nunca a mediados de mis veintes me habría dado la más mínima posibilidad de estar en el campamento de primavera y tener trabajo a los 40 años", dijo Jones a The Associated Press. "Pero me gusta pensar que me he mantenido en muy buena condición a lo largo de los años. Las habilidades siguen ahí para salir y hacer el trabajo. No sé por cuánto tiempo más, pero vamos a seguir hasta donde podamos".

Esa travesía durará una temporada más.

Los Bravos indicaron que Jones espera continuar en la organización en otro puesto una vez que termine su carrera como jugador, y el pelotero ha señalado que la opción más probable sería el puesto de coach de bateo. Jones dijo no tener el deseo de convertirse en manager.