El alcalde neoyorquino Michael Bloomberg, detractor acérrimo del tabaquismo, donará 220 millones de dólares a una institución de caridad para que reduzca el uso del tabaco en países en vías de desarrollo.

El alcalde hará el anuncio sobre su plan de cuatro años a través de Bloomberg Philanthropies y la 15ta Conferencia Mundial sobre el tabaco y la Salud, en Singapur el jueves. El nuevo compromiso dejará en 600 millones la cuantía total que ha donado desde el 2007 contra el consumo del tabaco.

"El tabaco mata a diario, por lo que debemos seguir combatiéndolo e impulsando" la lucha, dijo Bloomberg en una declaración.

Bloomberg, que hizo su fortuna en la industria de servicios financieros, ocupa el quinto lugar en la lista de Crónica de Filantropía de los 50 donantes "más generosos" en el 2011.

El dinero será destinado a iniciativas nuevas, incluyendo leyes contra el tabaquismo, publicidad muy descarnada en las cajetillas de cigarrillos y el aumento de los impuestos a los productos del tabaco, dijeron los funcionarios de Bloomberg Philanthropies. La campaña estará centrada en China, la India, Indonesia, Rusia y Bangladesh, que aportan la mayor cuota del mundo en el consumo del tabaco.

Como alcalde de Nueva York, Bloomberg prohibió fumar en restaurantes, bares, parques y playas, y elevó los impuestos a las productos del tabaco.

El uso del tabaco mata anualmente a unos 6 millones de personas, según la Organización Mundial de la Salud, en su mayoría en países pobres y de medianos ingresos.