Un hombre que según la policía tailandesa los guió a un lugar donde había toneladas de material para fabricar bombas dijo el miércoles ante los periodistas que no es un terrorista y luego se declaró inocente de los cargos de posesión ilegal de materiales explosivos.

Atris Hussein, un ciudadano sueco de 47 años y orígen libané, fue acusado de posesión de casi 3.000 kilogramos (6.500 libras) de nitrato de amonio en diversas formas. El nitrato de amonio es un fertilizante que puede ser utilizado para hacer explosivos.

La policía dijo que luego de la detención de Hussein el 12 de enero en el aeropuerto internacional de Bangkok, los guió a una bodega llena con más de cuatro toneladas de fertilizantes y otros materiales que pueden ser utilizados para hacer bombas.

Las autoridades tailandesas acusaron a Hussein de tener vínculos con milicianos de Jezbolá, pero dijo afuera de los Tribunales Criminales en Bangkok: "No soy un terrorista".

Cuando se le preguntó si estaba preocupado sobre el juicio, asintió y dio una sonrisa cansada.

Hussein enfrenta una pena de hasta cinco años de cárcel de ser declarado culpable.

El arresto de Hussein se dio cuando Estados Unidos e Israel advirtieron de una amenaza terrorista en Bangkok contra estadounidenses e israelíes. Los medios tailandeses reportaron entonces que la embajada israelí estaba entre los objetivos.

La policía tailandesa dijo que el caso no tiene relación con un plan de detonar una bomba expuesto el 14 de febrero, cuando una explosión accidental sacudió un barrio residencial en Bangkok. Tres hombres iraníes fueron detenidos en conexión con aquella explosión — dos en Tailandia y uno en Malasia — y la policía tailandesa dijo que el objetivo del supuesto plan eran diplomáticos israelíes.