La NFL suspendió el miércoles por toda la temporada 2012 al entrenador en jefe de los Saints de Nueva Orleáns, Sean Payton, por tener un programa que pagaba premios económicos por lastimar y sacar de los partidos a jugadores de equipos contrarios.

Además, el comisionado de la NFL Roger Goodell suspendió indefinidamente al ex coordinador defensivo de los Saints, Gregg Williams.

Goodell impuso un castigo ejemplar por un sistema que, entre 2009-11, pagaba miles de dólares cuando los jugadores de los Saints lastimaban a sus oponentes de tal manera que tuvieran que abandonar los partidos.

El comisionado también suspendió al gerente general de los Saints, Mikey Loomis, por los ocho primeros partidos de la campaña, y al coach asistente Joe Vitt por los seis primeros encuentros.

Goodell le impuso una multa de 500.000 dólares al equipo y le quitó sus selecciones de segunda ronda del draft este año y el próximo.

La NFL señaló que se trata de la primera vez que la liga suspende al entrenador principal. La justificación de la sanción Payton indica que intentó encubrir lo que hacían los Saints.

Según la NFL, Payton hizo caso omiso de las instrucciones de la liga y los dueños de los Santos sobre poner fin a las recompensas.

La liga también le reprendió por "negar a sabiendas que el programa existía".

Después que la NFL anunció los hallazgos de su investigación el 2 de marzo, Williams reconoció y se disculpó por tener el programa como coordinador defensivo de los Saints de 2009 a 2011. Williams fue contratado por los Rams de San Luis para la próxima temporada.

Goodell afirmó que el proceder de los Saints fue "algo particularmente inusual y atroz", además de "totalmente inaceptable".

"Todos somos responsables del bienestar físico de los jugadores y la integridad del juego", dijo Goodell, según una declaración escrita. "No vamos a tolear una conducta o cultura que socave esas prioridades. Nadie está encima del juego o las reglas que le rigen".

Goodell revisará la situación de Williams después de la próxima temporada y decidirá su puede volver a trabajar en la liga.

Los Saints tienen que decidir ahora quién entrenará al equipo mientras Payton cumple con su castigo — su suspensión comienza el 1 de abril — y quien tomará las decisiones de personal mientras Loomis está inactivo.

Después que la NFL dejó en claro que repartiría castigos, Payton y Loomis asumieron la culpa y dijeron que el dueño del equipo, Tom Benson, "no tuvo nada que ver" con el sistema de pagos, que llegó a tener premios por 50.000 dólares en 2009 cuando los Saints ganaron el Súper Bowl.

El equipo pagaban 1.500 dólares a un jugador que sacara a otro del partido, y 1.000 cuando el oponente era sacado en camilla.

La NFL precisó que entre 22 y 27 jugadores defensivos participaron en el programa de recompensas, y que el mismo tuvo como objetivos a los quarterbacks rivales Aaron Rodgers, Cam Newton, Brett Favre y Kurt Warner. "Un nocaut" valía un premio de 1.500 dólares, mientras que las "sacarlo en camilla" daba 1.000. Los pagos se podía duplicar o triplicar durante los playoffs.