Para el actor y bailarín E.J. Bonilla la cinta independiente "Musical Chairs" tiene un gran valor sentimental. Su papel de Armando evoca la memoria de su tío, a quien recuerda desde que era niño en una silla de ruedas.

"Él estaba tan entusiasmado cuando audicioné", dijo Bonilla, de 23 años, en una entrevista reciente con la AP.

Lamentablemente su tío y cómplice de sus sueños falleció antes de que su sobrino llegara a la segunda ronda de audiciones. Bonilla relató que se sintió devastado con la pérdida y que los productores del filme le dieron un par de días para recuperarse.

"Creo que la diferencia con otras personas que audicionaron para el papel, es que siempre vi a alguien muy cercano sentado en la silla de ruedas", expresó el artista neoyorquino de origen puertorriqueño, quien ha aparecido en series de TV como "The Guiding Light" y "Law & Order". "Mi actuación se la dediqué a él".

Dirigida por Susan Seidelman ("Buscando desesperadamente a Susan"), "Musical Chairs" se estrena el viernes en mercados selectos de Estados Unidos, tras haberse exhibido en festivales de cine como Woodstock y Miami.

La cinta sigue a Armando y Mia (interpretada por Leah Pipes), una pareja de Nueva York que enfrenta obstáculos junta y por separado, en medio de música, drama y romance: Mia es una bailarina cuya vida cambia drásticamente después de un accidente que la deja en silla de ruedas; Armando es un joven latino que le ofrece la posibilidad de vivir su pasión por la danza de una manera distinta, aprendiendo a bailar en silla de ruedas.

"Básicamente tienes que volver a aprender a bailar", dijo el protagonista sobre esta experiencia bailando con compañeros en sillas de ruedas, un proceso muy distinto al convencional que le habría tomado cinco semanas de entrenamiento.

A través de este filme Bonilla aprovechó para cumplir una meta personal que lo ha hecho sentir "maravilloso": "Unir mi faceta de actor con la de bailarín".

En "Musical Chairs" también actúa la veterana actriz de Broadway Priscilla López en el papel de Isabel, la madre de Armando, quien quiere lo mejor para su hijo y para quien una chica con discapacidades físicas no llena sus expectativas.

López se identifica con su personaje, ya que considera que Isabel evoluciona a lo largo de la historia y termina por apoyar las decisiones que hacen feliz a su hijo.

"A final de cuentas ... aprendemos que los hijos tienen que adquirir sus propias experiencias", expresó a la AP la actriz, quien comenzó su carrera cuando niña apareciendo como extra en el clásico musical del cine "West Side Story".

Considera que la película ofrece mensajes de "aceptación ... tolerancia, diferencias sexuales, raza, color ... (y) sobre todo amor", muy necesarios en estos tiempos.