La coalición de gobierno en Grecia designó el miércoles a Philippos Sachinidis ministro de finanzas mientras continuaban las protestas contra las medidas de austeridad, semanas antes de las anticipadas elecciones generales.

Sachinidis, de 49 años, fue ascendido de viceministro de finanzas después de desempeñarse durante dos años como titular de la campaña nacional por reducir los gastos públicos. Reemplazará como ministro a Evangelos Venizelos, quien dejó el cargo el lunes después de ser elegido para dirigir el partido socialista mayoritario.

Se anticipa que el gobierno del primer ministro Lucas Papademos convocará a elecciones generales para fines de abril o principios de mayo después de haber negociado exitosamente préstamos adicionales de rescate de países de la eurozona y el FMI y una reestructuración de la deuda con bancos y otros poseedores privados de bonos.

El miércoles temprano, los legisladores griegos aprobaron el nuevo acuerdo internacional de rescate por el que Grecia recibirá 172.000 millones de euros (227.000 millones de dólares) en préstamos a lo largo de los próximos años. La suma incluye un segundo paquete por 130.000 millones de euros (172.000 millones de dólares), como también la porción no recibida todavía de un primer rescate y fondos del FMI de 110.000 millones de euros (145.000 millones de dólares).

Grecia recibió la primera cuota de 5.900 millones de euros (7.800 millones de dólares) de países de la eurozona el lunes, y otros 1.600 millones de euros (2.100 millones de dólares) del FMI el martes.

A cambio del apoyo adicional, Grecia accedió a imponer enérgicas medidas de austeridad durante su quinto año de recesión reduciendo el salario mínimo, pensiones y beneficios, incluso profundos cortes en el servicio de salud.

En los hospitales estatales griegos el personal efectuó paros y protestas por las medidas de austeridad del gobierno y la demora en los pagos.

Los médicos y el personal de los hospitales públicos en Atenas y suburbios pararon por tres horas el miércoles y efectuaron una protesta en el centro de Atenas.

Los médicos de los hospitales también trabajaban a desgano exigiendo el pago de horas extras que dicen les adeudan desde hace cuatro meses.